•  |
  •  |
  • END

El Obispo de Granada, monseñor Jorge Solórzano, señaló que la Iglesia Católica “no trabaja para derrocar ni confrontar a ningún gobierno”, pero que es natural que hubiese choques entre la jerarquía eclesial y aquéllos que, según Solórzano, quieren la guerra y la injusticia.

“Si hay gente que quiere la guerra, la injusticia y el mal para el pueblo, va a chocar con nosotros, quienes predicamos la luz del Evangelio en medio de la oscuridad. A los que quieran estar en las tinieblas no les va a gustar nuestro criterio”, dijo Solórzano.

Solórzano respondió de esta manera a la última comparecencia del Presidente Daniel Ortega quien aseguró que existían personas que llamaban desde los púlpitos a salir a las calles, y aunque no dio nombres, hacía alusión al Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, y al Obispo de Estelí, Abelardo Mata.

“Nosotros no estamos para confrontar ni para derrocar a nadie, ni para hacer el mal, lo único que queremos es que se respete la democracia, la libertad que es un don de Dios, que no se violen los derechos humanos, que se respete la Constitución Política de Nicaragua, que haya trabajo, salud, medicinas en los hospitales y una buena educación”, señaló Solórzano.

Iglesia dice estar acostumbrada a las críticas

Por su parte, el vocero de la Curia de Managua, padre Rolando Álvarez, dijo que no reaccionarían a señalamientos de los que no se sienten aludidos. Según el sacerdote, la Iglesia está acostumbrada a las críticas “cuando levanta su voz profética”.

Ante las críticas de Ortega respecto a que “llaman desde el púlpito a levantarse”, Álvarez señaló que siempre será importante despertar conciencia social, pues nadie considera justo el esclavismo y el feudalismo. Explicó que hay una nueva realidad social en la que los pueblos tienen conciencia de su dignidad personal y comunitaria.

Grupos armados son una realidad

Por otra parte, Monseñor Jorge Solórzano, aseveró que varios campesinos del Norte del país le han confesado que “siempre hay grupos armados en las montañas, nada más que el Ejército dice que son bandas”.

“Es cierto, los campesinos me dicen que hay bandas que andan con pistolitas y hay gente que anda con armas pesadas, no sé si son delincuentes o bandas como dice el Ejército; los campesinos conocen que hay grupos que andan con armas de guerra.

La Iglesia no quiere violencia, queremos la paz, instamos al dialogo, que se respeten todos los espacios en el mundo moderno”, enfatizó.

Atención a damnificados a paso lento

Por otro lado, Solórzano, señaló que las donaciones para los damnificados por las lluvias de Malacatoya y Tepalón, han sido centralizadas por las autoridades gubernamentales.

“La situación es difícil, hay que ir a fondo, la población tienen hambre, el problema ya es viejo, pero las necesidades se desbordan, la organización del Gobierno es la que está distribuyendo todas las donaciones”, señaló.

Agregó que, desde CARITAS, todos los curas, los catequistas, “estamos colaborando con ese pueblo que no sale de la pobreza a pesar que en la zona hay riqueza, con la siembra de miles de manzanas de arroz que se cultivan ahí, y que se venden en el extranjero, dejando aguas contaminadas por los insecticidas”.

“Ese pueblo necesita que se les mejore los caminos, dispensarios y medicinas”, explicó Solórzano.

No hay tal seguridad

Por otra parte, el Vicario de la Catedral Metropolitana de Managua, padre Bismarck Conde, puso ayer en tela de duda la afirmación gubernamental de que Nicaragua es la Nación que posee la mejor seguridad ciudadana en comparación con el resto de países centroamericanos, y puso como ejemplo los asaltos que diario se cometen en cualquier punto del país.

“Los robos y los asaltos están a la luz del día en nuestra capital, y vemos cómo cada día la inseguridad ciudadana toma fuerza con los robos”, dijo Conde durante la homilía dominical.

“Ahora los robos son a diario con armas blancas y revólveres. Antes los delincuentes decían: ¡esto es un asalto!, pero ahora no dicen nada, sino que “te meten una arma blanca o te meten un balazo y te roban y talvez la víctima solamente llevaba en su cartera el pasaje para la ruta de bus”, dijo.


(Con la colaboración de Edgard Barberena)