•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos advirtió al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, que las acusaciones "infundadas" que hizo sobre su participación en la rebelión policial contra el presidente de Ecuador, Rafael Correa, "socavan" las relaciones bilaterales, informó su embajada en Managua.

"Cualquier sugerencia de que Estados Unidos haya apoyado los acontecimientos" en "Ecuador es infundada" y "cualquier afirmación en el sentido que Estados Unidos promueva golpes de Estado en Nicaragua o en cualquier parte (también) es completamente infundada", señaló la sede diplomática, en una nota de prensa.

Ortega declaró el jueves que la sublevación en Ecuador fue promovida por "fuerzas derechistas ecuatorianas alentadas por los sectores más reaccionarios de los Estados Unidos".

Esta es la tercera vez, en los últimos dos meses, que Ortega acusa a Washington de pretender promover golpes contra los gobiernos aliados a Venezuela en el hemisferio, y la segunda vez que la embajada estadounidense lo refuta y le previene del daño que eso causa en las relaciones bilaterales.

"Afirmaciones sin fundamento socavan nuestros esfuerzos"
"Estados Unidos valora la amistad de nuestros pueblos y afirmaciones sin fundamento de esta naturaleza socavan nuestros esfuerzos por crear una mejor relación con Nicaragua con base en el respeto mutuo", subrayó la embajada.

Las relaciones con Estados Unidos -primer socio comercial de Nicaragua- son cruciales para que el país pueda alcanzar este año una cifra récord en sus exportaciones por 2.000 millones de dólares y un crecimiento económico proyectado del 3%.

Las exportaciones nicaragüenses a Estados Unidos se aproximaron por primera vez, en los primeros ocho meses de este año, a los 400 millones de dólares, un 58% más de lo que Nicaragua vendió en ese período a Venezuela, tercer mercado de importancia del país centroamericano, según datos oficiales.

Hasta ahora Washington ha mantenido una relación de cooperación con el segundo gobierno de Ortega, del izquierdista Frente Sandinista, dejando atrás los años de enfrentamiento político-militar de la revolución en los años de la década de 1980.