•   WASHINGTON / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

América Latina debe estar alerta tras el intento de golpe de Estado en Ecuador, ya que situaciones parecidas pueden repetirse en otras partes de la región, advirtió ayer el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

Insulza dijo que se pensaba que el golpe de Honduras en junio de 2009 que derrocó al presidente Manuel Zelaya fue una excepción en una región que ha gozado por años de estabilidad democrática, durante una sesión extraordinaria en la OEA, donde el secretario general dio un reporte de su visita a Ecuador.

“Se intentó otra vez, es posible que si no tenemos los cuidados se pueda producir otra vez”, dijo Insulza, al advertir: “En nuestro continente sigue habiendo quienes a pesar de ser minoría están dispuestos a actuar y aprovechar cualquier coyuntura para provocar desestabilizaciones”.

Lo de Ecuador “fue intento de golpe”
Insulza reiteró que lo ocurrido en Ecuador el jueves pasado, cuando la Policía se rebeló y mantuvo en vilo al presidente Rafael Correa, fue “un intento de golpe de Estado”.

“La acción gremial (de la policía) no tenía ninguna justificación”, dijo el titular de la OEA, quien viajó a Quito un día después de la sublevación de los policías, quienes exigían la derogación de una ley que eliminó bonificaciones para los servidores públicos.

“La intención de otros que estaban en esta actividad que no fueron vistos en primera fila era de llevar esta insurrección hasta una desestabilización del gobierno”, subrayó.

Ecuador estable
El secretario general resaltó las grabaciones que se han conocido de la radio de la Policía en las que se puede escuchar a supuestos agentes que instigaban a matar al presidente durante la rebelión, que dejó 10 muertos.

“La democracia en Ecuador es sólida, ha resistido un ataque importante. El país ciertamente fue dañado por lo que ocurrió, pero tiene el liderazgo suficiente para salir adelante”, dijo al calificar la situación actual en el país sudamericano de “estable”.