Leonor Alvarez
  • |
  • |
  • END

El encargado de la Comisión de Gobernabilidad de la Coordinadora Civil, CC, Irving Dávila Escobar, considera que la posible reintegración a Corte Plena de los magistrados liberales del Poder Judicial, demostraría que todo lo anterior -cuando se negaban a integrarse por la presencia de los dos magistrados orteguistas de facto-, fue una “estratagema” planificada para darle continuidad al pacto político Alemán- Ortega.

En ese sentido explica que cuando los miembros del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, no han querido asumir mayores costos políticos en determinadas situaciones, lo que hacen es retirarse de las negociaciones para luego decir “nosotros no fuimos, fueron los orteguistas”.

¿Compadre hablado?

En el caso de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Dávila opina que los liberales están dando la apariencia de que obligatoriamente tienen que integrarse, “presuntamente” presionados por la ocupación de los conjueces, pero realmente “todo es compadre hablado”.

Según Dávila, “es una estratagema” donde los PLC se salieron para que los orteguistas integraran a los suplentes y éstos legalizaran lo que le interesa al partido de gobierno y después los retiran para que entren de nuevo los PLC. “Entonces, los PLC no asumen costo político o la toma de decisiones que hicieron los conjueces”, dice Dávila mientras afirma que esa ha sido siempre la historia del PLC.

Los magistrados liberales que ayer se reunieron con los orteguistas fueron Manuel Martínez, Iván Escobar Fornos, Gabriel Rivera, Antonio Alemán y Edgar Navas, quienes la semana pasada solicitaron mediante carta, una reunión de Corte Plena. Sin embargo, los magistrados orteguistas no reconocen el encuentro como Corte Plena sino que la denominan una “reunión informal”. El único magistrado liberal que no se reunió con los orteguistas fue el liberal Sergio Cuarezma.