• |
  • |
  • END

La Corte Internacional de Justicia de la Haya inició ayer la ronda de alegatos orales para decidir sobre la solicitud que Costa Rica y Honduras realizaron para intervenir en el conflicto limítrofe entre Nicaragua y Colombia.

Pese a que recientemente Nicaragua cuestionó ambas solicitudes, la Cancillería aún no se ha pronunciado sobre las audiencias que realizará la Corte esta semana. La primera ronda de alegatos le correspondió a Costa Rica ayer, y durante la semana iniciará el intercambio de alegatos orales entre Nicaragua y Colombia sobre la solicitud de San José.

El experto Mauricio Herdocia considera que las solicitudes de ambos países “descansan sobre premisas inconsistentes”. “La propuesta de delimitación de Nicaragua está situada mucho más allá de cualquier pretensión costarricense. Costa Rica nunca ha planteado intereses en la zona donde Colombia y Nicaragua estarían disputándose”, explica.

“Y en el caso de Honduras, el fallo del 8 de octubre de 2007 ya definió la línea que delimita la frontera con Nicaragua, por consiguiente no habría quedado pendiente nada en la delimitación”, agregó.

Nicaragua denunció intervención

Nicaragua denunció a Colombia en 2001 ante la CIJ, con el objetivo que este organismo interviniera en la delimitación de la frontera marítima entre ambos países.

En 2007 y como respuesta a objeciones preliminares planteadas por Colombia, la CIJ reconoció la soberanía colombiana sobre las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a la vez que se declaró competente para dirimir en el conflicto sobre la frontera marítima entre los dos países.

El embajador de Costa Rica en Colombia, Edgar Ugalde Álvarez, dijo a la agencia EFE que su país solicitó intervenir en el proceso porque considera que la CIJ “no ha sido suficientemente informada” por los países enfrentados, Colombia y Nicaragua.

“El Estatuto de la CIJ prevé que cuando un Estado considere que un interés jurídico puede ser afectado (en el fallo de resolución de un contencioso entre países) puede solicitar permiso para intervenir”, declaró el embajador Ugalde Álvarez.

Peligrosa reaparición

A criterio de Herdocia estas “solicitudes de intervención hacen reaparecer los tratados Ramírez-López de 1956 y Fernández-Facio de 1977 que habían sido utilizados como instrumento para tratar de validar la pretendida frontera en el meridiano 82, presupuesto que fue abolido por la Corte en sus fallos el 8 de octubre y del 13 de diciembre de 2007 donde se afirmó que no existía una frontera entre Colombia y Nicaragua”.

En declaraciones a RCN, la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, dijo que el “proceso está muy avanzado” y que está previsto resolverse en 2012.