•  |
  •  |
  • END

El representante de la Unión Europea en Nicaragua, Mendel Golstein, dijo ayer que la UE observa la crisis institucional por la que atraviesa actualmente la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia, CSJ, pero “no interviene ni emite una opinión”, señaló el diplomático.

“Nosotros no entramos (opinamos) en la crisis interna de los países, ni en este país ni en otro; respetamos la soberanía, tratamos de apoyar el proceso democrático en lo que podemos…” expresó Goldstein, quien se limitó a señalar que, en el caso de Nicaragua, “continuamos con muchos proyectos de cooperación”, que incluyen un programa para mejorar el proceso de cedulación con el Consejo Supremo Electoral, CSE.

En diálogo con todos

“Seguimos la actualidad política, seguimos en diálogo con las autoridades (de gobierno) con la sociedad civil, que es nuestro papel, y no nos sentimos como jueces de una situación”, expresó Goldstein.

El diplomático de la Unión Europea señaló que en ese diálogo con el Gobierno aún no hay resultados, en alusión a la posibilidad de que los países miembros de la UE reanuden la cooperación financiera a Nicaragua, conocida como Grupo de Apoyo Presupuestario, GAP.

“Si hay alguna preocupación (por los acontecimientos políticos) la expresamos a las autoridades (del Gobierno)” reiteró Goldstein, y explicó que en el caso de la cooperación con el Consejo Supremo Electoral, ésta se mantiene para “coadyuvar a la transparencia”, sobre todo en el proceso de cedulación.

“Contribuimos en lo que podemos, pero no nos toca a nosotros (Europa) decidir la dirección política del país”, enfatizó.

Las declaraciones del Embajador Mendel Golsdstein se dieron en el marco de una conferencia en conmemoración del 60 Aniversario de la firma del Sistema de Integración Económica Centroamericana, Sieca, y su ponencia sobre la experiencia de la Unión Europea en materia de integración regional, realizada en la Universidad Americana, UAM.