•  |
  •  |
  • END

La tarde del 13 de octubre, a un mes y quince días de cumplir los noventa años, la maestra Conny Mendoza Gradiz, una insigne luchadora contra la dictadura somocista, falleció en su casa de Managua.

Atrás quedaron como legado para la historia de Nicaragua, 40 años entregados a la educación desde que egresó de la Escuela Normal de Señoritas de Managua en 1944, y 50 años a la lucha en el movimiento sindical del Magisterio, al convertirse en su etapa más candente en la número 27 de aquel grupo de maestros que fundó como un desafío al somocismo, el Sindicato de Maestros de Nicaragua, en 1945.

Colaboradora histórica del FSLN

Veintidós años después, en 1967, Mendoza Gradiz pone a las órdenes de la guerrilla urbana del Frente Sandinista su casa en Las Delicias del Volga para seguridad de Carlos Fonseca, Julio Buitrago, Catalino Flores, Filemón Rivera Quintero, Silvio Casco, Efraín Sánchez Sancho, entre otros. Ella fue correo, ayudó económicamente y con alimentación en la lucha por la libertad de los presos políticos.

Durante la guerra contra la dictadura somocista trabajó en propaganda, y tuvo que irse a la clandestinidad tras ser perseguida por la Guardia Nacional.

El FSLN, le otorgó la militancia en 1984 y un reconocimiento público en el 2009. En 1988, fue distinguida con la Orden Ramírez Goyena.

Hija de un maestro

Un 6 de diciembre de 1920, en vísperas de La Gritería, Mendoza Gradiz nació en Jinotega y su padre, el músico y compositor de música sacra y clásica, Nemesio Mendoza Pastrana se inspiraba y le cantaba villancicos musitados al albor de una mañana fría.

A la maestra Conny como le decían las generaciones magisteriales, le correspondió formar varios sindicatos de maestros en diferentes departamentos, y también participó en la fundación de la Federación Sindical de Maestros de Nicaragua, organización desde la cual se planificó la toma de la Casa del Maestro y otras acciones como la “Operación Justicia” en 1962, y “Dignidad Magisterial” en 1969 y 1970.

Cesanteada por el somocismo

El somocismo la proscribió y la persiguió hasta que fue cesanteada del Magisterio junto con 350 maestros en 1970, después de participar en las luchas magisteriales.

Parte de estos maestros, hoy sobrevivientes de las enconadas luchas magisteriales contra la dictadura, como Milena Núñez, Nathán Sevilla, Glenda Monterrey y Mirna Mendoza, su sobrina, ordenaban ideas y testimonios, la noche de su vela, acerca de sus experiencias al lado de Mendoza Gradiz.

Y es que la maestra Conny Mendoza constituyó un eslabón en las generaciones magisteriales, porque también participó en el proceso de organización de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua Anden a partir de 1974, culminando con su constitución formal los días 3 y 4 de febrero de 1979.

En 1972, después del terremoto que destruyó Managua y su casa en Las Delicias del Volga se trasladó a Jinotega donde fundó la filial de la Cruz Roja en esa ciudad.

Rescató al maestro Edelberto Torres

Junto con otros maestros, participó en el rescate del profesor Edelberto Torres de las mazmorras somocistas para luego trasladarlo a Guatemala.

A petición de la maestra Josefa Toledo de Aguerri, el régimen somocista le permitió al profesor Torres trasladarse a casa de doña Chepita, ocasión que aprovechó Conny Mendoza Gradiz y otros maestros para sacarlo del país.

En 1979, en plena lucha de liberación viajó a Perú y estableció contacto con el combatiente Esteban Pavletich, quien luchó con el general Sandino para coordinar solidaridad a favor de Nicaragua.

Posteriormente, viajó a Bolivia para coordinar más solidaridad a través de la Central Obrera Boliviana (COB), con el movimiento magisterial y la Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional de San Andrés de La Paz.

Recibió la Orden Décimo Aniversario de la Revolución en 1989. Anden le otorgó la máxima distinción “Julio Gómez Mejía”. Fue fundadora y coordinadora del Comité Nicaragüense de Solidaridad con Cuba.

Los restos de la maestra Mendoza Gradiz fueron sepultados ayer en el cementerio de la ciudad de Jinotega.


Con la colaboración de Mirna Mendoza López, sobrina de la maestra Conny Mendoza Gradiz.