•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, expresó que hoy en día es más optimista con la actual situación política de América Latina y apenas lamentó la presencia en la región de la "dictadura" cubana y de la "semidictadura" de Hugo Chávez en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua.

"Yo hace algunos años me sentía pesimista pensando en América Latina. Ahora me siento más optimista o diría menos pesimista. Hoy en día en América Latina hay un cambio muy considerable", afirmó Vargas Llosa en una entrevista que concedió ayer en la ciudad brasileña de Sao Paulo a periodistas de los medios de comunicación del Grupo Abril.

"Tenemos mucho más democracias que dictaduras. Las dictaduras son una integral, que es Cuba y que yo creo que está dando sus últimas boqueadas, y una semidictadura que es la de Chávez", afirmó el novelista peruano en la entrevista, algunos de cuyos apartes fueron anticipados hoy por la revista Veja.

Vargas Llosa aseguró que, con excepción de esos dos países y de Nicaragua, América Latina cuenta hoy por primera vez en su historia con gobiernos democráticos, incluyendo algunos gobiernos de derecha que son democráticos. "El panorama de América Latina ha cambiado radicalmente en un período de 20 o 30 años, y eso me da mucha esperanza. Ahora comenzamos a recuperar el tiempo perdido y es una cosa muy importante", afirmó el escritor, que llegó ayer a Brasil y hoy dictará una conferencia en la ciudad de Porto Alegre.

Elogia a Lula da Silva
El escritor peruano elogió al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, pero lamentó que su política externa no sea tan admirable como la interna y su acercamiento con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y con el de Irán, Mahmoud Ahmadinejad. "Lula es demócrata en Brasil y se va a abrazar con un dictador repelente como es el señor (Raúl) Castro en el mismo momento en que está muriendo un disidente (cubano). A mí me desconcertó, me entristeció, me indignó... Lula tiene mucho prestigio en el mundo y entonces es ir a avalar a un dictador, que es un asesino", afirmó Vargas Llosa.

El novelista se refirió a la visita que el presidente brasileño hizo a La Habana en febrero pasado, precisamente en el día de la muerte del disidente cubano Orlando Zapata Tamayo, que realizaba una huelga de hambre. "Yo tampoco entiendo que el presidente Lula le abra las puertas de Brasil al dictador de Irán, Ahmadinejad. Allí están matando a pedradas a las mujeres adúlteras. Ese personaje no debería ser recibido como un jefe de Estado respetable en un país democrático por un gobierno democrático", afirmó.

Según el Premio Nobel, Lula, una persona que antes creía más en el socialismo y la revolución que en la democracia, es actualmente un baluarte de la democracia latinoamericana y un importante promotor de políticas de mercado. "Los empresarios están encantados con Lula. Es un cambio notable", declaró. "Creo que el presidente Lula ha hecho una evolución muy notable en política interna. La política interna me parece muy respetable y en muchas cosas admirable. Lo que yo lamento es que no tenga una política internacional equivalente", agregó.