•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • END

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, expresó sentirse más optimista con la actual situación política de América Latina, pero lamentó la presencia en la región de la “dictadura” cubana y de la “semidictadura” de Hugo Chávez en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua.

“Yo hace algunos años me sentía pesimista pensando en América Latina. Ahora me siento más optimista o diría menos pesimista. Hoy en día en América Latina hay un cambio muy considerable”, afirmó Vargas Llosa en una entrevista que concedió el miércoles en la ciudad brasileña de Sao Paulo a periodistas de los medios de comunicación del Grupo Abril.

“Tenemos mucho más democracias que dictaduras. Las dictaduras son una integral, que es Cuba y que yo creo que está dando sus últimas boqueadas, y una semidictadura que es la de Chávez”, afirmó el novelista peruano en la entrevista, algunos de cuyos apartes fueron anticipados hoy por la revista Veja.

Más democracias que dictaduras

Vargas Llosa aseguró que, con excepción de esos dos países y de Nicaragua, América Latina cuenta hoy por primera vez en su historia con gobiernos democráticos, incluyendo algunos gobiernos de derecha que son democráticos.

El escritor peruano elogió al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, pero lamentó que su política externa no sea tan admirable como la interna, y su acercamiento con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y con el de Irán, Mahmoud Ahmadinejad.

En Managua, el vicepresidente Jaime Morales Carazo rechazó las afirmaciones del Premio Nobel al afirmar que en Nicaragua no hay ningún reo político, “aquí hay una pluralidad muy grande, aquí florecen candidaturas y partidos políticos por doquier, todo lo contrario de lo que ocurriera si fuese una dictadura o semidictadura”.

“Cada gobierno tiene su propio estilo y éste tiene el suyo, y todo está muy distante de poder ser calificado de semidictadura y mucho menos dictadura”, dijo Morales Carazo, quien reconoció que Vargas Llosa tiene escritos magníficos de orden político.