•  |
  •  |
  • END

El índice de popularidad que según la última encuesta favorece al Presidente Daniel Ortega, obedece a “fenómenos pasajeros como la amplia exposición de Ortega a los medios de comunicación por la emergencia de las lluvias, y las entregas de materiales y suministros a los damnificados”, explicó el coordinador político del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Edmundo Jarquín.

A juicio de Jarquín, ese 42% de la población que actualmente apoya la figura de Ortega, se trata de un evento “volátil y efímero”, y no necesariamente de una situación que se traduzca en votos para las elecciones nacionales de 2011.

Todo termina

“No creo haya un endoso de respaldo sostenible a su gobierno, una vez que la repartidera de la emergencia termine”, expresó Jarquín en alusión al índice favorable que ostenta actualmente Ortega.

Según Jarquín “cuando la emergencia pase y las entregas de ayuda terminen, la gente volverá a su realidad y en Nicaragua ni está creciendo el salario real, ni están creciendo los empleos que son las cosas que más importan”.

FSLN sí, pero Ortega no

Por otra parte, Jarquín considera que hay que diferenciar entre la intencionalidad de voto a favor del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y la intención de votar por Ortega.

“En cuanto al FSLN las encuestas lo que indican es que está volviendo a su techo histórico, quizá unas décimas más, pero no mucho más. Lo mismo ha ocurrido en el pasado, en que a medida que se acercan las elecciones, el FSLN comienza a recuperar su techo histórico que ha oscilado en las cuatro elecciones que hemos tenido entre 1990 y el 2006, entre el 38 y el 42%”, explicó.

Respecto a Ortega, agregó: “Se aprecia un innegable crecimiento de su ‘favorabilidad’… Pero ésta es como la fama, volátil y muchas veces efímera”.

Descrédito opositor contribuye

Mientras tanto, Jarquín señala que el descrédito en el que han caído los partidos de oposición ante la población, hace crecer el nivel de popularidad tanto del FSLN, como del Presidente Ortega.

“La política es como un juego de espejos, y ante el desastre de imagen de la oposición con su fraccionalismo y magistrados y diputados que van y vienen de una a otra posición política, sin duda que eso repercute en que Ortega y su partido se vean mejor”, explicó.

Las “fidelidades pasajeras”

Finalmente, considera que Ortega se ha visto favorecido por la cooperación venezolana, lo que le ha permitido “ganar fidelidades pasajeras”.

Para Jarquín, terminada esa ayuda del presidente Hugo Chávez, esas fidelidades se terminarán también, pero además, el país “quedará en el total desamparo, pues Ortega ha ahuyentado a la cooperación tradicional de Europa y Estados Unidos”.

“La capacidad de Ortega de seguir repartiendo, y ya viene la repartidera de La Purísima y Navidad, no se acaba con la emergencia de las lluvias, pues tiene el chorro de dinero de la ayuda de Chávez”, dijo.