Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

El diputado de la Bancada de Unidad Nicaragüense, BUN, Mario Valle Dávila, se expresó ayer a favor de que la elección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, sea por cuotas, siendo tres puestos por el partido de gobierno, tres por la oposición y uno por consenso entre ambas partes.

La justificación de Valle para hacer tal planteamiento, es que ni la bancada del Frente Sandinista, ni las de oposición tienen los 56 votos para vetar los candidatos de cada uno.

“En el CSE que son 7, el Frente Sandinista tiene derecho a tres, los partidos de oposición tienen derecho a otros tres y una persona que es de consenso, pero si se ponen en la vetadera no va a haber forma de destrabar esto”, opinó el legislador, aliado del FSLN.

Valle advirtió a la oposición que si no ceden en este tipo de negociación, quienes van a perder son ellos. Las bancadas opositoras no han podido anular el Decreto Ejecutivo 03-2010, ni la publicación de la Constitución Política con el artículo 201 de 1987, los cuales prorrogan en sus cargos a 25 funcionarios públicos, mientras sus sustitutos no sean electos en el Parlamento.

“Lo peor que han estado diciendo es que esos magistrados (electorales) son de facto, pero al final de cuenta se van a ir a inscribir (como candidatos) donde ellos; entonces, si dicen que los 7 los tienen en contra, creo que es preferible que tengan tres en contra, tres a favor y uno que esté, más o menos buscando un equilibrio razonable”, expresó.

Dijo, que de llegarse a negociar de esa forma para la elección de los magistrados electorales, su “contribución” será votar a favor de las cuotas tanto del oficialismo como de la oposición, y buscar a un candidato de consenso “para que de una vez por todas este país pueda marchar por un sendero más institucional”.