• |
  • |
  • END

Mientras la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, reiteró que la elección de los 25 funcionarios públicos debe de ser uno por uno como establece la Constitución Política e insistió en la no reelección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, señaló que Metrocentro II ya no está vigente, por lo que no descartó la reelección de los magistrados electorales y una negociación bilateral con el Frente Sandinista.

En Metrocentro II, todos los partidos de oposición con presencia en la Asamblea Nacional –incluyendo al PLC—se comprometieron a no reelegir a ningún magistrado del CSE, sin embargo, Alemán dijo ayer que “analizando las publicaciones de EL NUEVO DIARIO” en torno al futuro que tienen los 25 nombramientos, “el PLC decidió convocar a una reunión a sus 21 diputados para el día jueves y tomar una decisión al respecto”.

Encerrona PLC el jueves

Al ser consultado si ante la caducidad de Metrocentro II el PLC negociaría bilateralmente con el Frente Sandinista, Alemán señaló que para eso su partido convocó a sus 21 diputados “y así tener, en una encerrona, mejores criterios, oír las opiniones y tomar una decisión”.

Las publicaciones de este Diario a las que hizo referencia Alemán, son el artículo de opinión del director de EL NUEVO DIARIO, Francisco Chamorro García, y el trabajo especial de la página 4A, de Leyla Jarquín, ambos publicados ayer lunes.

Más tarde, el diputado de la BDN, Eduardo Montealegre, expresó que el jefe de dicha bancada, Adolfo Martínez Cole, tiene encargada la tarea de pedirle al presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, la inclusión a la orden del día de los dictámenes de los candidatos a dichos cargos, para que sean sometidos a votación en el Plenario.

Desafío de Montealegre

“Vamos a ver qué diputado de la Asam blea Nacional aprieta el botón para votar a favor de Roberto Rivas, de René Herrera o de José Marenco, quienes participaron en el mayor fraude electoral en la historia de Nicaragua”, retó Montealegre.

La propuesta de la BDN es que se someta a votación a los candidatos que hay tanto de parte del oficialismo como de parte de la oposición—aún cuando entre ellos esté el polémico Roberto Rivas—pero respetando lo que dice el artículo 138 de la Constitución Política en sus numerales 7, 8 y 9 sobre elegir en listas separadas para cada cargo.

“Gallina que come huevos…”

Montealegre no descartó que el PLC negocie bilateralmente con el Frente Sandinista la elección de los 25 funcionarios públicos, pues cuando se le consultó sobre esa posibilidad contestó que “gallina que come huevos ni que le quemen el pico”. Para el nombramiento de los 25 funcionarios públicos son necesarios 56 votos y las bancadas del PLC y del Frente Sandinista suman 59.

Qué se entiende por consenso

El diputado PLC, José Pallais, declaró a El Nuevo Diario que si la decisión final de su partido es pujar por la elección en combo, la cuota de la oposición sería consensuada; sin embargo, el diputado conservador Alejandro Bolaños Davis desconfió de esa afirmación de su homólogo liberal.

“No se qué significa para ellos consensuar, pues en la escala decisoria el consenso es que del grupo puede ser que haya uno o dos que digan “no es esa la alternativa que a mi me gusta, yo preferiría otra cosa”, y entonces ahí viene un proceso de convencimiento”, donde los que estaban en contra deciden votar por lo que dice la mayoría con el fin de resolver el problema, explicó Bolaños Davis.

“Aquí el consenso lo toman como que si es el voto de la mayoría, y no es así… la minoría tiene que acceder, tiene que aceptar y tiene que decir: me sumo a lo que ustedes están proponiendo”, agregó, por lo que no descartó que el PLC por ser mayoría entre las bancadas de oposición en la Asamblea, imponga a los candidatos de la cuota opositora.