•  |
  •  |
  • END

Ninguno de los partidos políticos de la oposición quiere pagar el precio que significa “negociar o pactar” bilateralmente con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, la elección de los 25 funcionarios públicos, cuyos cargos vencieron entre diciembre de 2009 y junio de 2010.

El mayor riesgo político que ni el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, ni el Movimiento Vamos con Eduardo, están dispuestos a asumir la reelección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, y menos aún, votar por la continuidad del presidente de este poder del Estado, Roberto Rivas Reyes, a quien señalan de ser el principal responsable del fraude en las elecciones municipales de noviembre de 2008, que permitió al partido de gobierno quedarse con 110 alcaldías.

El tiempo se termina tanto para la oposición, como para el presidente Daniel Ortega, quien aspira a la reelección, pese a que el artículo 147 de la Constitución Política se lo prohíbe.

La disyuntiva
A dos semanas para que se cumpla el plazo que dieron los magistrados de facto del CSE para convocar a elecciones nacionales el próximo año, los partidos opositores se debaten entre reelegir a quienes culpan del fraude electoral de 2008, y acatar una convocatoria a elecciones nacionales que significaría legitimar a los funcionarios que se mantienen en sus cargos de forma inconstitucional.

Pese a sus posturas aparentemente intransigentes, los diputados del PLC se muestran anuentes a una negociación, siempre y cuando, los funcionarios nombrados en el Poder Electoral “garanticen la transparencia en todo el proceso eleccionario” del próximo año, lo que incluye no sólo el día de las elecciones y el posterior escrutinio de los votos, sino también la transparencia en el proceso de cedulación, demarcación y actualización del padrón electoral.

Aún respira Metrocentro II
La semana pasada, la dirigencia del PLC, representada en Arnoldo Alemán, dijo que el acuerdo conocido como “Metrocentro II”, dejó de tener vigencia. El acuerdo fue firmado en noviembre del año pasado entres todos los partidos opositores y establece, entre otras cosas, la no reelección de ninguno de los magistrados –siete propietarios y tres suplentes-, del CSE.

Alemán anunció una “encerrona” de la dirigencia y los 21 diputados del PLC para tomar una decisión. La reunión, prevista para el pasado jueves, creó mucha expectativa pues de ella se esperaba que el partido decidiera negociar bilateralmente con el FSLN y no toda la oposición junta, como establece Metrocentro II en otro de sus puntos. La reunión fue pospuesta para hoy, pero ya no tiene la misma connotación de la semana pasada, según explicó el jefe de bancada del PLC, diputado Ramón González Miranda.

¿PLC se flexibiliza?
Pese a señalar que el PLC nunca votará por la reelección de los magistrados electorales, el diputado José Bernard Pallais Arana, no descartó la posibilidad de permitir la permanencia de algunos funcionarios del Poder Electoral, incluso, la del mismo Roberto Rivas, considerando que el Frente Sandinista podría decidir dejar a Rivas como magistrado suplente y empujar la candidatura del general en retiro Moisés Omar Halleslevens Acevedo.

Una advertencia al PLC
Pallais llegó al punto de señalar que el PLC acatará la convocatoria a elecciones que hagan estos magistrados inconstitucionales y que, en caso de ganar las elecciones el candidato presidencial de este partido, es decir, Arnoldo Alemán, inmediatamente ordenaría la convocatoria a una nueva elección con nuevas reglas del juego, sin embargo, evitó hablar de una Constituyente.

Un engaño llamado Constituyente
Para Enrique Sáenz, Presidente del MRS, la única solución a la crisis institucional en la que ha caído el país, es llegar a un acuerdo multilateral que concluya en la elección de “funcionarios públicos con capacidad, con honradez, con dignidad y con independencia”.

En respuesta a aquellos grupos políticos que vislumbran una Constituyente, Sáenz considera que esa no sería una salida viable a la crisis, “porque una Constituyente en las condiciones actuales sería en manos del orteguismo, administrada por el orteguismo, dirigida por el orteguismo y con las reglas del juego del orteguismo”.

“Así que quienes hablan de una Constituyente, hablan de una Constituyente de Ortega, para Ortega y por Ortega”, agregó Sáenz.

Movimiento Vamos con Eduardo, sigue “viendo los toros de largo”
Para el vicepresidente del Movimiento Vamos con Eduardo, Eliseo Núñez Morales, negociar bilateralmente no es una opción viable para ninguna de las fuerzas políticas opositoras, pues conllevaría cargar con el estigma de traidor y pactista, algo con lo que el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, no quiere seguir cargando; ni el Movimiento “Vamos con Eduardo”, está dispuesto a asumir y menos previo a un año electoral.

En todo caso, la tienda de Eduardo Montealegre prefiere seguir analizando antes de dar el siguiente paso. En esta entrevista, Eliseo Núñez Morales analiza la situación que se les avecina.

¿Qué opciones tiene el PLC: Negociar con el FSLN y reeditar el pacto, o arriesgarse a quedar sin ninguno de los 25 cargos?
La otra opción sería tratar de compartir el costo de reelegir a algunos de los magistrados, lo cual significa que trataría de incluir en la votación a las otras bancadas a cambio de ceder algunos cargos.

¿Cuáles son los escenarios políticos e institucionales que se ciernen con la elección de los 25 funcionarios?
El primero de los escenarios es un arreglo a profundidad que incluya la reelección de Daniel Ortega y la posibilidad de una Asamblea Nacional Constituyente.

Otro escenario posible es que se ensaye un arreglo tipo Colombia de alternabilidad en el poder, dejando por fuera a las fuerzas políticas que no sean parte de él.

Para mí un escenario óptimo es que esta elección abra la posibilidad de discutir temas de fondo en el campo institucional y sentar las bases para un entendimiento mínimo que garantice unas elecciones limpias y transparentes; en ese sentido la reelección o no de Roberto Rivas (en el Consejo Supremo Electoral) no es un tema aislado, es un tema ligado a la transparencia en el proceso y como tal hay que darle ese tratamiento.

¿Existe la posibilidad de que el Movimiento Vamos con Eduardo negocie bilateralmente con el FSLN la elección de los cargos?
En este momento no se ha discutido ese tema, por lo que no hay una respuesta al respecto, pero personalmente creo que negociar los cargos no es el fin.

¿Prefiere Vamos con Eduardo a quedarse al margen de la negociación antes que quemarse políticamente?
Es que quemarse políticamente no es una opción; si la negociación significa eso, claro que es mejor no tomarla, pero el país necesita una salida negociada que aún no se ve planteada y habrá que estructurarla. Con esto te quiero decir lo mismo de la respuesta anterior, no es posible una negociación que sólo incluya los cargos, sin las garantías de un proceso transparente.

El PLC pospuso su “encerrona”. ¿Qué crees que va a salir de esa encerrona?
Creo que el PLC debe ser lo suficientemente sensato para saber que no se puede operar un arreglo con el FSLN sin que se dé una negociación sobre los temas institucionales de fondo; es así que el lunes (hoy) sería un error para el PLC discutir este tema como una simple distribución de cargos y con esto pagaría no sólo consecuencias en la opinión pública, sino que también en los mismos poderes del Estado pues tendría una cuota de poder que no le generaría la fuerza política necesaria para forzar las situaciones que le den ventaja como opositores.

¿Qué negociarían ustedes solos?

Creo que para eso falta tiempo, ahorita hay condiciones para una negociación, pero aún el Frente Sandinista no siente la presión de la ilegitimidad de un Consejo Supremo Electoral que no le dará legitimidad a la candidatura de Daniel Ortega; todo dependerá de cómo se desarrollen las cosas en las próximas semanas.

Diputados se justifican para no cumplir Metrocentro II
Aunque la vocera de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, explica que el organismo que representa no estuvo involucrado en los acuerdos de Metrocentro I y II, manifiesta que en su momento celebró la iniciativa, sin embargo, ahora considera que los firmantes quieren justificarse para no cumplirlos.

“Es una justificación porque nosotros creemos que los partidos no tienen que estar haciendo negociaciones en las que siempre ellos están estableciendo parámetros personales o partidarios, simplemente hay que ceñirse a lo que dice la Constitución Política y el marco ético y jurídico”, dijo Molina.

Respetar la Constitución es todo
Considera que si sólo partidos políticos respetarán lo que dice la Constitución no habría polémicas alrededor de la elección de los 25 funcionarios.

“Toda la vida ha habido elección, entonces por qué tienen que estar inventando el agua helada, ¿por qué?, porque simplemente quieren el pastel de Nicaragua y se lo quieren dividir”, agrega Molina.

Advierte sanción pública a los diputados
Por su parte, Azahalea Solís, miembro de la sociedad civil y quien fue testigo de la firma de los acuerdos de Metrocentro, advirtió que los legisladores que no se opongan a la reelección de los actuales funcionarios del Consejo Supremo Electoral, CSE, serán sancionados política y públicamente.

“Creo que habría que llamar a la sanción política y pública a la ciudadanía, por esa calidad de diputados que no son capaces de cumplir con los compromisos que asumen”, dijo Solís en relación a los acuerdos de Metrocentro.


Colaboración de Leonor Álvarez