•  |
  •  |
  • END

Las reacciones sobre la polémica entre los jerarcas de la Iglesia Católica y el magistrado putativo del Poder Electoral, Roberto Rivas Reyes, continuaron ayer con críticas no favorables a Rivas, a quien consideran que “no tiene ni moral ni credibilidad” para hablar de su prójimo.

El diputado de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Ramiro Silva expresó que Roberto Rivas se está haciendo daño él mismo, cuando ataca a los líderes de la Iglesia Católica, porque los nicaragüenses lo ven como factor de “prepotencia” y “arrogancia”.

“No tiene las condiciones de andar criticando, porque como magistrado de facto del Consejo Supremo Electoral (CSE) no tiene credibilidad”, dijo Silva.

Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri manifestó que la posición del sector privado siempre ha sido demandar el cambio de árbitro en el Poder Electoral, y que “esa es una posición que comparten con la Iglesia Católica y con otros sectores del país”.

El que come curas…

Igualmente, el ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán, expresó que “el que come curas se indigesta. Son dos mil años de Iglesia. La Iglesia Católica ha visto pasar y ha enterrado a todos sus enemigos…”.

El ex magistrado y abogado Rafael Solís dijo que él en particular no va caer en confrontación con los líderes de la Iglesia, porque eso es lo que buscan.

“Ellos (sacerdotes) están buscando la confrontación, yo no voy a caer en una confrontación con ellos, pero me parece que deberían de respetar la Constitución y los poderes del Estado, y aunque den opiniones deberían de ser con contenido moderado que ilustren a la ciudadanía, mas que pongan a confrontarse con el gobierno, eso es lo que veo que no es correcto”.

(Con la colaboración de Martha Vásquez)