•  |
  •  |
  • END

Malas señales. Un Consejo Supremo Electoral sin magistrados y represor de la libertad de expresión al no dejar entrar a los periodistas independientes a sus instalaciones, fue el que ayer llamó a las elecciones nacionales de 2011, en un ambiente salpicado por la desconfianza y la ilegitimidad.

Contradictoriamente, el ex magistrado Roberto Rivas dijo que el proceso electoral de 2011, “será un proceso abierto a las organizaciones políticas y civiles, al pueblo de Nicaragua y a los medios de comunicación”; sin embargo, el equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO fue impedido de ingresar a la comparecencia de ayer.

En la convocatoria, los partidos políticos deberán presentar un “formulario de intención de participación” a más tardar el próximo 6 de noviembre, firmado y sellado por el representante legal correspondiente, según el Acuerdo No.5 del Poder Electoral.

Severa amenaza

De no aceptar la convocatoria y no participar en el proceso eleccionario del próximo año, las organizaciones políticas pierden automáticamente su personalidad jurídica, conforme con el artículo 63, numeral 8; y artículo 74 numeral 4, de la Ley Electoral.

La convocatoria oficial a elecciones nacionales para el 6 de noviembre de 2011, es para escoger al Presidente y Vicepresidente de la República, diputados nacionales y departamentales ante la Asamblea Nacional, y diputados ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén.

El calendario

La propuesta de calendario electoral que el CSE enviará a los partidos políticos con personalidad jurídica, establece el primero de marzo de 2011 como fecha límite para la conformación e inscripción de las alianzas que participarán en la contienda del próximo año.

Además, el período comprendido entre el 13 y el 18 de marzo de 2011 será para la inscripción de candidatos de los partidos y alianzas de partidos participantes.

A través de otro acuerdo, el Poder Electoral notificó al Ministerio Público, a través del Fiscal General de la República, su obligación de nombrar a un Fiscal Específico Electoral, pero no establecieron plazo para ello.

También, pusieron en conocimiento de la convocatoria al Presidente de la República para que, “en su calidad de Jefe de Estado, coordine con los demás poderes” lo concerniente a garantizar el éxito del proceso electoral poniendo a disposición del CSE todos los recursos muebles e inmuebles necesarios para ello.

Rivas se lava las manos
Durante una comparecencia de prensa, el presidente de facto del CSE, Roberto Rivas Reyes dijo que “los magistrados y directores (de este poder del Estado) no cuentan los votos”, como una manera de rechazar las acusaciones de fraude que pesa sobre el Poder Electoral. Además, descargó la responsabilidad de la transparencia de una elección en los fiscales de los partidos políticos.

“Los magistrados y directores generales, como los presidentes departamentales (del CSE) no cuentan votos, los votos se cuentan en las Juntas Receptoras de Votos y son garantes de los procesos los fiscales de los partidos políticos que deben estar presentes ahí”, dijo Rivas.

El presidente de facto del CSE deslindó cualquier responsabilidad de las instancias electorales en la transparencia del proceso electoral, al señalar que “los Consejos Electorales Departamentales lo que hacen es resolver las impugnaciones, si es que las hay”.

Al parecer, Rivas olvidó la lluvia de impugnaciones durante las elecciones municipales de 2008, pues agregó que “en nuestros procesos electorales, las impugnaciones son relativamente mínimas en comparación a lo que ocurre en otros países”, aunque no especificó a qué países se refería, ni en qué parte del mundo están esos países.