•  |
  •  |
  • END

Organizaciones de Derechos Humanos sospechan del intempestivo apuro del Consejo Supremo Electoral, CSE, que llamó a los partidos políticos a llenar su solicitud de participación para las elecciones presidenciales de 2011.

Para Gonzalo Carrión, director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, todo lo que hagan los órganos del Estado con su actual composición de facto, con funcionarios con períodos vencidos en la Corte Suprema de Justicia, CSJ, el Consejo Supremo Electoral, CSE, y Contraloría General de la República, CGR, es cuestionable porque en su composición y funcionamiento no tienen una investidura legal.

“Para comenzar, estos señores no deberían estar organizando nada, porque sus períodos están vencidos y no son magistrados; por tanto, es inconstitucional. Debe haber elecciones en 2011, pero bajo un órgano competente. El problema es que como la suerte está echada, los partidos políticos están resignados a montarse al tren porque si pasa el último vagón se quedan sin su pedazo de pastel del reparto electoral”, dijo.

Indicó que por eso cada acción que los señores que dicen representar el CSE, debe presumirse sospechosa en cuanto a la calidad de la legitimidad de los resultados.

Resultados previstos

“Si están ahora con períodos de gracia cortitos es una trampa para reducir en lo posible a quienes quieran participar. Han manipulado todo, bajo un sistema de emisión muy vulnerable en la emisión de cédulas. Vienen trabajando como hormiguitas para resultados que ya lo han estado vendiendo desde el punto de vista psicológico y socialmente. Están trabajando para que el partido de gobierno se lleve las elecciones por las buenas o por las malas”, remarcó Carrión al aclarar que la Constitución de la República está vigente y otra cosa es que estos señores se estén limpiando con sus páginas.

Nace un proceso viciado

Marcos Carmona, director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, también reconoció que la convocatoria no tiene la validez ni legalidad, por lo que desde este momento nace un proceso viciado e inexistente, bajo la característica de que se utilizará cualquier artimaña para que los partidos que no apoyan al partido en el poder caigan en la trama, ya que de no inscribirse en la próxima semana perderán su personería jurídica.

“Se está desvirtuando el proceso electoral que evidentemente no tendrá transparencia, en medio de muchos vicios ocultos. Ya una mala señal fue que desde ahorita no se permitió a los medios de comunicación independientes dar cobertura a una conferencia informativa, violando la libertad de prensa y expresión. Imaginen lo que sucederá cuando estemos en las elecciones”, remarcó.

El director de la CPDH indicó que todo está en que los usurpadores de funciones responden a intereses de un partido y no son más que títeres haciendo lo que dice su amo.