•  |
  •  |
  • END

La decisión del gobierno de Nicaragua de llevar a la Corte Internacional de Justicia de La Haya el conflicto limítrofe con Costa Rica es la única solución al histórico problema que revivió el mes pasado con el inicio del dragado del Río San Juan, sin embargo, aún existe la posibilidad de un entendimiento binacional.

Los expertos en derecho internacional Alfonso Valle y Manuel Madriz coincidieron que ante la posición del gobierno tico de interpretar los tratados limítrofes de una “manera inadecuada” y de rechazar una negociación bilateral, la mejor salida es recurrir a la CIJ para que ésta determine la frontera “definitiva” entre Nicaragua y Costa Rica, tal como lo planteó la noche del martes el presidente Daniel Ortega.

Valle, catedrático de la Universidad Americana, UAM, señaló que el tratado Jerez-Cañas, el laudo Cleveland y los laudos Alexander son “clarísimos al definir la frontera”, pero que “ante la posición costarricense de interpretar el tratado de una manera inadecuada, a quien corresponde dar la verdadera interpretación es a la CIJ”.

La Haya no la OEA

Mientras, Madriz aseguró que “La Haya es el foro más apropiado para resolver este tema”, por lo que rechazó la decisión de Costa Rica de recurrir a la Organización de Estados Americanos, OEA, porque según él “es un foro político”.

Del mismo modo opinó el experto en Derecho Internacional, Maurico Herdocia, para quien “la decisión costarricense de dar un salto del nivel bilateral al nivel interamericano fue innecesaria y contraproducente”.

Sin embargo, insistió en que “esto todavía se puede resolver por la vía bilateral e iniciar un proceso que nos permita entendernos como países hermanos que somos”. “Hay un pecado original en el proceso y es no haber agotado los mecanismos bilaterales por parte de Costa Rica”, destacó.

Amcham rechaza pretensiones expansionistas ticas

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, expresó a través de un comunicado oficial “las pretensiones expansionistas del gobierno de Costa Rica de querer violentar los legítimos derechos de la República de Nicaragua con relación a su integridad territorial”.

“Nicaragua tiene el legítimo derecho de obrar en todo lo que la ley le permita para el dragado y limpieza de nuestro Río San Juan para volver a sus flujos de 1858”, dice parte del texto.

Además, respalda la presencia del Ejército de Nicaragua en esa zona e invita al gobierno de Costa Rica a encontrar soluciones en el establecimiento de mojones o en la CIJ.