•  |
  •  |
  • END

Nicaragua ha cumplido con los indicadores para ser beneficiada con la Cuenta Reto del Milenio, CRM, por lo que es “elegible” para una nueva fase con este programa que fue cancelado el año pasado debido a las denuncias de fraude electoral en los comicios municipales de noviembre de 2008.

Así lo afirmó ayer el embajador de Estados Unidos, Robert J. Callahan, luego de participar en el acto de clausura del Programa para el Desarrollo de la Ganadería en Occidente, donde la CRM invirtió 5 millones de dólares.

Callahan expresó que la CRM en Nicaragua “ha sido el programa de cooperación internacional más exitoso” que ha visto en sus 30 años de carrera diplomática, por lo que fue consultado si el gobierno de Estados Unidos podía rehabilitar ese programa en el país.

Al respecto, el embajador estadounidense contestó: “Una cosa muy importante es la gobernabilidad y yo puedo decirles que acabamos de recibir las notas para Nicaragua en los 17 criterios, y Nicaragua está elegible”, si solicita una nueva fase con la CRM.

¿Qué se evalúa para “ser elegible”?

Según el director de la CRM en Nicaragua, Juan Sebastián Chamorro, los 17 criterios a los que hizo referencia Callahan son los indicadores que todos los países del mundo deben cumplir para ser elegibles, y que están divididos en políticas sociales, políticas económicas y gobernabilidad.

Chamorro explicó que las políticas sociales se refieren a datos como al gasto en Salud y Educación; las políticas económicas, a la libertad de comercio, control de la inflación, control del déficit, control del gasto público y estabilidad macroeconómica; mientras que la gobernabilidad contempla aspectos como la transparencia, la lucha contra la corrupción y la situación del sistema electoral.

“Lo que el embajador dijo es que Nicaragua pasa en la mayoría de estos indicadores (…) Nicaragua ha ido bastante bien en su política social y en la parte macroeconómica que se traduce en un programa exitoso con el Fondo Monetario Internacional”, señaló.

Sin embargo, es el gobierno nicaragüense el que debe solicitar nuevamente su participación en la CRM, lo cual lleva un proceso que puede durar años, de acuerdo a lo manifestado por Callahan y Chamorro.

“Es un proceso largo y depende del Gobierno (de Nicaragua) mismo. Si el Gobierno quiere solicitar un nuevo contrato, con mucho gusto estamos aquí para procesar la solicitud (…) Ojala que lo haga, porque realmente el programa ha tenido mucho éxito aquí”, dijo Callahan.

La primera fase de la CRM en Nicaragua se inició en 2005 y termina este año; sin embargo, a mediados del año pasado el Gobierno de los Estados Unidos canceló el desembolso de 62 millones de dólares que dicho programa tenía previsto invertir en el país, debido a las denuncias de fraude en las elecciones municipales de noviembre de 2008.