•  |
  •  |
  • END

En su primera aseveración Dora María Téllez sostiene que “el conflicto está siendo utilizado, tanto por el Presidente de Nicaragua como por la de Costa Rica para pulir sus imágenes internas”. Aquí la segunda: “El gobierno no está interesado en resolver el conflicto rápidamente”. Y aquí la recomendación: “Saquen las tropas”.

El consejo no fue dado a raíz de la resolución de la Organización de Estados Americanos, OEA, que se basó en el informe de su secretario general, José Miguel Insulza, y que contempla evitar la presencia de fuerzas armadas en la zona limítrofe con Costa Rica que ese país se adjudica, pero cuya soberanía es de Nicaragua.

Dora María Téllez, opositora a la administración sandinista y ex guerrillera, considera que la prioridad debe ser la estabilidad de los 300 mil nicas en Costa Rica.

Al final de esta entrevista, habla sobre el liberal Fabio Gadea Mantilla, a quien los opositores proyectan como candidato de consenso. Y cuando toca hablar de las marcadas diferencias con él se justifica diciendo: “Si quiero un candidato que piense igual a mí, mejor me tiro yo de candidata”

¿Qué ocurre mientras todos estamos preocupados por el conflicto con Costa Rica?
Yo creo que el conflicto entre Nicaragua y Costa Rica tiene algo de artificial. Probablemente si al frente del dragado hubiese habido una persona con responsabilidad técnica y política, el conflicto se pudo haber evitado. El responsable del dragado tiene intereses en la zona Norte, eso creo que es un problema.

Me parece que el conflicto ha dado un gran espacio para que tanto el presidente Ortega como la presidenta Chinchilla pulan su imagen pública. Para ellos, la prolongación del conflicto no es problema. Tanto la Chinchilla como Ortega consideran que la prolongación del conflicto es ventajoso para sus imágenes políticas internas.

La artificialidad no justifica que nos ataquen con el argumento de que estamos invadiendo
Esa es otra discusión. No estamos discutiendo la frontera, ya está definida, están los mojones, está un Laudo Alexander, está un Laudo Cleveland, está la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, pero yo creo que el conflicto está siendo utilizado tanto por el Presidente de Nicaragua como por la Presidenta de Costa Rica para pulir sus imágenes internas, indudablemente.

Eso lo podés ver en el sentido de que aquí toda la campaña está puesta para concentrar la visión del pueblo de Nicaragua en eso, en un momento en que unos magistrados usurpadores del Consejo Supremo Electoral convocan a elecciones ilegalmente. En el momento en que un Tribunal de Apelaciones da una sentencia verdaderamente bárbara que consideró víctima a un violador.

En Costa Rica están tratando de mejorar su imagen interna. En el conflicto entre Nicaragua y Costa Rica las víctimas que más sufren son los nicaragüenses que están en Costa Rica porque están siendo víctimas de xenofobia, de ataques, están en un ambiente hostil.

En este momento no se pueden regresar a Nicaragua porque aquí no hay empleos, tienen que mantener sus empleos en Costa Rica para pasarle la ayuda a sus familiares en Nicaragua, de manera que las víctimas son esos 300 mil nicaragüenses que están allá, donde yo llamó la frontera extendida.

Eso es para mí, es uno de los temas de preocupación central, y yo francamente creo que el Gobierno de Nicaragua está obligado a resolver lo más rápidamente posible ese conflicto, para evitar daños a los nicaragüenses que están en Costa Rica.

Hemos visto sólo dos veces al presidente Daniel Ortega públicamente.
Lo que pasa es que para Ortega es un problema aparecer como guerrerista, porque si aparece así en circunstancias preelectorales mucha gente puede creer que aquí va a haber una convocatoria al Servicio Militar Patriótico y que entonces habrá una guerra con Costa Rica.

Ortega tiene que ser muy mesurado en lo que vaya a decir, porque no puede dar esa impresión y puede afectarlo en el respaldo que pueda tener internamente. Tanto él como su familia y la Primera Dama tienen que estar lo más callados posible para evitar que se dé la impresión que están interesados en una guerra con Costa Rica. Por eso te digo que está tratando de pulir su imagen.

Este conflicto y el nacionalismo un día acabarán, y volveremos a preocuparnos por los mismos problemas.
Estos conflictos en la medida que se prolongan se enfrían. Así de sencillo es. ¿Qué más puede hacer Costa Rica? Nada más. ¿Qué más puede hacer Nicaragua? Nada más.

Te lo voy a decir en los siguientes términos aunque sea muy riesgoso: “Yo si fuera el Gobierno de Nicaragua retiraría a los soldados de la zona, no porque acepte que ellos tienen soberanía allí, sino porque acepto que eso es una fuente de conflicto, ¿me explico? Es decir, retirar a los soldados, ubicarlos 15 metros más adentro no me quita la soberanía de Nicaragua, pero me quita el conflicto. No sé si me explico.

Y desde el punto de vista de Nicaragua, nosotros somos los más interesados en evitar el conflicto sin ceder soberanía. No necesariamente mantener la soberanía significa mantener el conflicto. Quienes creen que la soberanía solamente se mantiene con conflicto, son los que tienen la visión de matones de barrio.

Nicaragua siempre ha perdido territorio y no lo ha logrado preservar por muy conflictiva que haya sido su posición, de manera que lo que nos conviene es ser inteligentes, no conflictivos.

Yo lo terminaría lo más pronto posible, porque para mí es prioritario el Estado que tienen los nicaragüenses en Costa Rica y creo que el gobierno no está pensando en eso. Insisto, sin perder soberanía.

Hay un consenso en que retirarlos sería darle gusto al gobierno de Costa Rica.
¿Qué importa si viven 300 mil nicaragüenses en Costa Rica y de allí comen una gran parte de nicaragüenses aquí? ¿Y cuál es el problema de dar gusto o no dar gusto? Eso no tiene que ver con la reivindicación de tu territorio, tiene que ver con actitud: la actitud es conflictiva o cooperadora y Nicaragua y Costa Rica van a ser vecinos todo el tiempo. Lo mejor que podemos hacer es construir cooperación.

Fijate bien, los ticos ya dejaron de demandar la suspensión del dragado, ellos están claros que no lo pueden parar, están claros que deben ir a amojonar, que tienen que resucitar la Comisión Binacional, entonces, ¿cuál es el problema de quitar unas tropas de allí? Ninguno.

El problema, más allá de eso, es que ellos aseguran que la zona donde están las tropas es tica.
Pero eso no lo van a resolver aunque maten a las tropas. Eso lo va a resolver el amojonamiento. Vos te podés retirar sin aceptar que hay invasión.

Con tanto nacionalismo y patrioterismo la mitad de Nicaragua al escucharla diría que usted es pro-tica.

No me importa. Lo que yo digo es que el gobierno está obligado a resolver este conflicto lo más rápidamente posible porque hay 300 mil nicaragüenses que trabajan allí. Yo no estoy discutiendo los 30 metros donde está la patrulla, sino los kilómetros de territorio donde están los nicaragüenses en Costa Rica, ¿me explico?
Es decir, mi prioridad es Nicaragua, su territorio y los nicaragüenses. No puede ser prioritario simplemente mantener una patrulla de soldados en una esquina de un territorio que ni te garantizan soberanía porque no los tenías allí, ¿acaso que los tenías allí? ¿Y quiere decir que cuando no estaban allí era un drama horrible? No, no era ningún drama.

Dejemos a un lado el conflicto, ¿qué pasa mientras ocurre este conflicto?
Los problemas se van acumulando. Este problema afecta económicamente a Nicaragua. Afecta el comercio, las relaciones económicas. Ahorita mismo puede afectar la llegada de nicaragüenses al corte de café en Costa Rica. Afecta porque utilizamos puertos costarricenses para nuestras exportaciones, Puerto Limón, por ejemplo. Afecta porque Nicaragua le vende frijoles a Costa Rica. Estos países son interdependientes.

¿Y en términos políticos?

Lo que va a suceder es que se va alineando la fuerza política de cara a las elecciones del año que viene, y algo de toda la posición frente al tema del Río San Juan es también parte de ese alineamiento político, nadie quiere salir a decir saquen esas tropas de allí, yo por eso lo digo. Eso va a verse más claramente a finales de diciembre

¿Está cocinándose un pacto mientras todo el país está envuelto en esta nube nacionalista?
No, no, no se está cocinando, yo creo que ya hay un pacto entre Daniel Ortega y Arnoldo Alemán para oxigenar a Alemán. Si no, ve la situación en la Corte Suprema, ¿qué hacen los magistrados liberales? Firmar sentencias, avalar sentencias, una cosa completamente explícita.

¿Qué dijo Wilfredo Navarro?, que hay que mantener la misma directiva en la Asamblea Nacional en poder de Daniel Ortega. No dicen que le están dando a Alemán concesiones para una televisión, una frecuencia. Ese es un pacto. Están oxigenando a Alemán.

¿Ambos se convienen?

Son candidatos gemelos, se quieren y se necesitan. Es la realidad.

¿Veremos alguna transformación política?

Ortega está muy conforme manteniendo el entretenimiento sobre el Río San Juan, mientras los usurpadores del Consejo Supremo Electoral se mantienen en su punto. El juego fue que viniera aquí Insulza, se fuera a dar una vuelta al Río San Juan y no pusiera un pie en tierra ni se diera por aludido por los problemas y violaciones a la institucionalidad.

El Secretario General de la OEA vino aquí a ver una parte de la realidad, como caballo cochero, haciendo caso omiso de lo que ha estado sucediendo en Nicaragua y de lo que está perfectamente informado.

No ha de sentir que le reporte beneficios políticos, le da un poco más de caché resolver conflictos internacionales, es más elegante, más alegre.

Gadea es un buen candidato pese a sus ideas “atrasadas”
¿La candidatura de Fabio Gadea tiene futuro?
Yo creo que sí.

¿Sí, porque todos los opositores deben decir que sí?

Porque por primera vez desde hace un tiempo se está montando un movimiento opositor unificado, y esa es la novedad.

Unificado en los medios, pero ¿en la calle?

Es que eso tiene fases. Vos podés tener un acercamiento con distintos sectores, consenso, y ahora ya va siendo el momento de ir conformando una alianza. Esa no es una cosa automática.

¿Dora María Téllez cree que Fabio Gadea es un buen candidato?
Sí, yo creo que sí.

Hay quienes piensan que sus ideas son atrazadas, ¿usted que opina?
Pues tiene ideas atrasadas en algunas cosas, en otras no. Políticamente creo que está claro de lo que se requiere. En términos sociales creo que está claro que Nicaragua necesita salir de la pobreza. Él puede tener ideas opuestas a las mías, pero la vida así es. Si yo quiero un candidato que piense igual a mí, mejor me tiro yo de candidata.