•  |
  •  |
  • END

La Organización de Estados Americanos, OEA, pasa por su peor momento, debido al cuestionamiento a su capacidad para resolver conflictos entre países. Según el ex canciller Francisco Aguirre Sacasa, resaltan dos incógnitas: ¿Estamos viendo, tras más de 60 años de historia, la agonía de ese organismo; o la necesaria reingeniería para darle el poder que la Carta Democrática Interamericana parece no haberle dado?
Los planteamientos se sustentan en varios señalamientos a la OEA. En la última Cumbre del Grupo de Río, se acordó crear un nuevo organismo diplomático que no incluye a Estados Unidos, ni a Canadá.

En el encuentro varios países de América Latina, aseguraron que la OEA fracasó en sus intentos por integrar a la región. Las naciones acordaron los lineamientos para establecer el bloque que busca una sola voz en foros multilaterales sin un rol dominante de Washington.

“Hemos decidido constituir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como espacio regional propio”, dijo el presidente de México, Felipe Calderón en esa ocasión.

El sábado por la noche, el presidente Daniel Ortega, dijo que la OEA ha perdido toda credibilidad y advirtió que Nicaragua podría salir de ese organismo.

En el inicio del conflicto limítrofe entre Nicaragua y Costa Rica, el canciller tico, René Castro advirtió que de no lograr sus planteamientos, la OEA se habría suicidado y se mostraría obsoleta, por lo que recurriría a otros foros globales.

“Lo que veo es que acciones que se han venido dando, por ahora en el margen de otras estructuras como la nueva Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, están señalando que hay inconformidad de los países de esta región, que sienten que éste (la OEA) no es un foro que responda adecuadamente. Pensamos que ha sido una posición más ideológica que real, por eso estamos aquí y estamos demandando respuesta, para probar que este organismo sigue siendo relevante. De otra forma, serán más los países que piensan que ya no...”, dijo el canciller tico en una entrevista al diario “La Nación”.

Frustración invade a las naciones

Aguirre Sacasa observó frustración en la discusión del pasado viernes, tanto de los países participantes, como del mismo Secretario General, José Miguel Insulza.

En ese sentido, asegura que hay varias propuestas para darle beligerancia a la OEA, pero que sólo la tendrá en la medida en que los países miembros, y principalmente quienes la financian, es decir, Estados Unidos y Canadá la consideren valiosa para ellos.

Por su parte, el secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y Obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, Monseñor Sócrates René Sándigo Jirón lamentó que la OEA no responda a la altura del problema limítrofe que existe con el vecino país de Costa Rica, pero recordó la importancia de pertenecer a un organismo que dé apoyo internacional en distinto aspectos de incidencia social.