Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

Supuestas amenazas del presidente Daniel Ortega con “reactivar” una investigación contra María Fernanda Flores de Alemán por el uso de tarjetas de crédito pagadas con dinero del Estado, -caso conocido como “el tarjetazo”-, habrían obligado al presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Arnoldo Alemán Lacayo, a ordenar a sus subalternos políticos, Lino Hernández Trigueros y Dámicis Sirias, regresar a sus cargos públicos.

Ayer, durante una comparencia en el programa que dirige Danilo Lacayo en el Canal 23 CDNN, el diputado del PLC, José Bernard Pallais Arana, recibió una llamada telefónica del contralor de facto Guillermo Argüello Poessy, quien le dijo que “no engañe al pueblo y dígale la verdad”, en alusión a que el contralor Lino Hernández Trigueros y el magistrado ante la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Dámicis Sirias, regresaron a sus cargos por las presiones a Alemán por el caso del involucramiento de su esposa María Fernanda Flores en el caso del “tarjetazo”.

Pallais niega

Al consultarle al respecto, Pallais confirmó que recibió la llamada, sin embargo, rechazó las acusaciones de Argüello Poessy, e insistió en que la decisión de Hernández Trigueros y de Sirias de regresar a sus cargos públicos es a título personal y no una orientación del partido.

Pallais dijo que ambos personajes ya deberían renunciar a ser miembros del PLC. Antes de su regreso a su cargo de contralor, Lino Hernández era miembro del Comité Electoral del PLC, cargo que, según Pallais, ya no debería ocupar.

El legislador liberal señaló que el partido no ha tomado ninguna decisión en torno a los dos funcionarios, sin embargo, dijo que promoverá en lo interno de la bancada del PLC, una propuesta en el sentido de que ningún diputado vote por estas personas en caso de que sean propuestos para le reelección en los cargos que actualmente usurpan.

Pallais insistió en que cualquier miembro del PLC que actualmente usurpe un cargo público, sea separado definitivamente del partido, aunque reconoció que los estatutos de su partido no contemplan la expulsión.