Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

Los contralores de facto decidieron ayer notificar del cobro de glosas por más de un millón de córdobas a varios ex funcionarios de la Junta Directiva de la Cementera durante la Administración de Arnoldo Alemán, luego de que la Corte Suprema de Justicia, CSJ, rechazara el amparo que habían interpuesto en contra de la decisión del ente fiscalizador.

El titular inconstitucional de la Contraloría General de la República, CGR, Guillermo Argüello Poessy, indicó que ayer junto a sus colegas decidieron confirmar las glosas que establecieron en contra del hoy fallecido Francisco Cifuentes, Jamileth Bonilla, Eduardo Mena y Gustavo Narváez Picado, todos ex directivos de la Compañía Nacional Productora de Cemento de Nicaragua, Canal.

“Decidimos cobrarles para que paguen, hay una sentencia de la Corte, que dice que nuestra resolución es la indicada, así que a esas personas no les queda más que pagar las glosas”, dijo Argüello Poessy.

Todos los ex directivos de la Cementera fueron sancionados con responsabilidad civil, el 17 de septiembre de 2002, por haberse recetado entradas financieras al margen de la ley, que sumaron en total un millón 79 mil 111 córdobas.

Argüello Poessy confirmó que la sentencia fue otro mecanismo de presión para que Alemán ordenara a sus “rebeldes” a los cargos públicos y reconocieran el decretazo y el revivido artículo 201. “Creo que la presión fue muy fuerte, y el doctor Alemán no tuvo más que ceder”, dijo.

El colegiado con período vencido, afirmó que algunos directivos de la Cementera, a los que no quiso identificar, después de enterarse de la decisión de la CSJ, ya se acercaron al ente fiscalizador y pidieron asesoría para cancelar el monto que les correspondía.