Leonor Alvarez
  •  |
  •  |
  • END

La participación de las mujeres en los espacios políticos, es un reto gradual que hay que ir descubriendo, fue una de las afirmaciones de Keila González, promotora de dos iniciativas para el desarrollo político de las mujeres a nivel global, en el foro que se realizó ayer sobre ese tema, impulsado por el Instituto Nacional Demócrata, NDI, por su siglas en inglés.

González, oficial principal de Programas de la oficina del NDI en México, manifestó que una de las iniciativas se denomina “Ganando con las mujeres: fortaleciendo los partidos políticos”, que ofrece herramientas a las organizaciones políticas para que asuman más participación de las mujeres en la estructura partidaria y en las reformas de sus estatutos.

La otra iniciativa es una herramienta virtual, que contiene información global relacionada con el tema de las mujeres en la política.

¿Cómo llegar a la toma de decisión?

Sobre la percepción global de la participación política de la mujer, González manifestó que hay avances, pero explicó que el reto está en descubrir cómo hacer para que las mujeres puedan llegar a los espacios de toma de decisiones.

Por su parte, la diputada Mónica Baltodano, participante en el foro, dijo que en la medida en que las mujeres consigan abrirse espacios políticos se mejorarán y democratizarán más los partidos.

Sin embargo, en Nicaragua la participación de las mujeres está “estancada”, aseguró la legisladora, de acuerdo a un investigación reciente realizada por mujeres centroamericanas de la Alianza por la “Transformación de la Cultura Política”, donde la participación de mujeres en cargos ministeriales en Nicaragua se mantuvo en un 10% en el período de 1974 a 1990 y se incremento al 25 % en el 2002, hasta llegar al 38% en 2007.

Práctica patriarcal

Baltodano explicó que no basta con que haya más mujeres, por ejemplo, en el Parlamento, si de todos modos actúan con una “disciplina partidaria que las ha reducido en su lucha por la defensa de los derechos de la mujeres”, dijo en relación a la cuota de mujeres en el gobierno del Presidente Daniel Ortega.

También considera que los partidos liberales han sido “sumamente pobres” en involucrar a las mujeres en el trabajo político, y las que hay están relacionadas familiarmente con los líderes políticos, lo cual considera una práctica patriarcal.