•  |
  •  |
  • END

Como “una denuncia sin fundamento” calificó el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, la acusación del ministro de Seguridad de Honduras, Óscar Álvarez, de que Nicaragua entrena a “grupos armados irregulares” con el fin de desestabilizar al gobierno de Porfirio Lobo.

“Es una denuncia sin fundamento, no presenta ningún fundamento”, insistió Núñez ayer, al ser consultado sobre el tema, luego de participar en un foro sobre soberanía alimentaria.

El diputado expresó que le preocupa “que un Ministro de Defensa haga una denuncia poco seria sobre un Estado vecino que ha sido extremadamente respetuoso con Honduras, aún cuando no estamos de acuerdo con la posición de ese Gobierno”.

Sí, pero no

Y es que Núñez recordó que el presidente Daniel Ortega recibió —en abril pasado— a su homólogo hondureño, y dijo que si “las circunstancias por las cuales el presidente Lobo fue electo no han permitido que la OEA reconozca el gobierno como tal, no es un problema de Nicaragua”.

El legislador fue consultado sobre si esta denuncia de Álvarez se relaciona con la disputa limítrofe con Costa Rica, pero se excusó de seguir dando declaraciones al respecto, señalando que “nosotros no debemos hacer eco de denuncias sin fundamento”.

Núñez: “No azuzar”

Incluso, cuando un medio oficialista le preguntó si el señalamiento de Honduras es indicativo de una campaña contra el gobierno nicaragüense, Núñez insistió en no comentar más el tema “porque desde el punto de vista político no estamos interesados en azuzar diferencias entre pueblos hermanos centroamericanos”.

Núñez sí contestó a la posibilidad de que el gobierno del presidente Ortega esté quedando aislado en la región latinoamericana, afirmando que “Nicaragua ha manejado con la prudencia y con la diplomacia debida la situación de Costa Rica”.