Leonor Alvarez
  •  |
  •  |
  • END

El matrimonio aún no es una prioridad en la comunidad gay de Nicaragua, mientras los homosexuales no cuenten con derechos sustantivos como el respeto a la identidad sexual, coincidieron algunos participantes de la marcha realizada ayer, en el Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres.

Imara Largaespada, miembro del grupo de mujeres lesbianas Artemisa, mostró su simpatía por la declaración del legislador que está a favor de los derechos de los gay y lesbianas; sin embargo, explicó que antes de demandar la unión marital de los homosexuales se tiene que luchar por una ley de identidad sexual para que se respeten los derechos de los homosexuales.

Diversidad sexual en la Asamblea

Largaespada agregó que el respaldo de este diputado es una muestra de la diversidad sexual que existe en la Asamblea Nacional, AN, “porque si nos apoya, es porque sabe y conocen la importancia de la identidad sexual”.

También asegura que en la AN existen diputados homosexuales y que no se dan a conocer por miedo a los prejuicios de la sociedad sobre ese tema. “Yo te aseguro que si existiera en Nicaragua una ley de identidad que nos garantice los mismos derechos que a los ciudadanos en general, todo mundo pondría su identidad sexual de primero”, dijo Largaespada.

Un joven transexual que se identificó como “Marcela”, también manifestó que en este momento la comunidad gay no está pidiendo matrimonio, sino que se reivindiquen sus derechos.

Azahalea Solís, miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, dijo sobre la declaración del diputado José Pallais, que todo lo que signifique vivir en democracia es loable, porque considera que “imponerle a alguien una manera de vivir su sexualidad no es vivir en democracia”.

El miércoles, el diputado liberal José Pallais Arana, Presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, demostró estar a favor del matrimonio entre homosexuales y lesbianas, pues considera que todos tienen iguales derechos.