•  |
  •  |
  • END

El nombramiento de los 25 funcionarios cuyos períodos vencieron este año, quedó estancado en la Asamblea Nacional. En una última maniobra del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, logró un acuerdo con el diputado Enrique Quiñónez Tuckler para completar los 56 votos necesarios para la elección de los cargos, pero la estrategia fracaso.

El acuerdo era que Quiñónez se integraría a la ALN, como en efecto lo hizo, y trataría de convencer a otros legisladores para completar los tan ansiados 56 votos. El acuerdo verbal incluía que el actual presidente nacional de ALN, Alejandro Mejía Ferreti sería nombrado en una de las magistraturas del Consejo Supremo Electoral, CSE, con el apoyo del Frente Sandinista, y Quiñónez asumiría la presidencia de ALN.

Mejía Ferreti revela que la estrategia no se concretó, y por tanto, la P residencia de ALN no será cedida a Quiñónez, sobre todo, porque ello requeriría de una convención extraordinaria del partido para reformar los estatutos y en un año electoral “no es conveniente hacer cambios de esa naturaleza”, señala el Presidente del partido.

En la convención del 11 Julio, ALN, había un acuerdo para que Enrique Quiñónez asumiera la presidencia del partido en noviembre, ¿eso se va a cumplir o no?
Nunca ha habido acuerdo en ese sentido. El mandato de la Convención fueron dos puntos, el primero se le facultaba al Presidente Nacional para que trabajara en una alianza con los partidos de oposición. Y dos, fortalecer al partido, reestructurarlo y ratificar a las autoridades que han hecho un magnífico trabajo.

Además, nunca llegamos a un acuerdo para realizar otra convención, si se diera otra sería hasta finales de mayo próximo, pero como estamos en un período electoral, yo tengo un mandato de mi partido y es lograr una verdadera alianza para que la democracia sea rescatada y fortalecida.

Mal haríamos en estar desgastándonos en ver quién asumiría la presidencia, si yo asumí el cargo que se me vence hasta en 2012.

¿No hay manera de que Enrique Quiñónez asuma la Presidencia de ALN?
No hay manera…
¿Y en la Convención de mayo?
Eso lo valoraría la Gran Convención, pero en este momento estamos preocupados porque ese proceso de democratización a lo interno del partido se haga de acuerdo con los estatutos y la Ley Electoral, de lo contrario el Consejo Supremo Electoral nos podría afectar.

¿Pero hubo o no un condicionamiento de Quiñónez, de integrarse a ALN si le daban la presidencia del partido?
No hubo ninguna condición de esa naturaleza. Se habló en algún momento cuando ingresó de que si contribuía para que se completaran 56 votos, tal vez existía la posibilidad del presidente de ALN a ser propuesta a magistrado del Consejo Supremo Electoral renunciar, para que se diese una convención, pero si eso no se dio, el presidente nacional no puede renunciar.

¿Entonces, sí había un acuerdo con Enrique Quiñónez para conseguir los 56 votos para los 25 nombramientos y a cambio se quedaría con la Presidencia de ALN?
De alguna manera él, en su momento, con otras autoridades valoramos esa posibilidad, pero una vez de que eso no se concretizó no hay razón para que el presidente renuncie, porque yo no voy a renunciar ni me voy a someter a algo que nos vaya a distraer del mandato de la convención.

Déjeme que insista, ¿ustedes acordaron que Enrique Quiñónez se integraría a ALN, y se le iba a ceder la Presidencia del partido si él conseguía los 56 votos para los nombramientos?
No se le iba a ceder la Presidencia, se iba a citar a una convención extraordinaria y que fuera la Gran Convención la que decidiera quién me iba a sustituir en su momento. Esa situación no se dio y ya la olvidamos.

¿Por qué se desechó es propuesta?

Yo no la deseché, sencillamente la oposición cometió muchos errores de los que hoy se lamenta, sobre todo con lo que estamos viendo en el Consejo Supremo Electoral con las mismas autoridades: se está dando un calendario electoral que nos afecta a todos desde el punto de vista de los tiempos y de la falta de un proceso genuino para las impugnaciones, los problemas con el proceso de cedulación, etcétera.

¿Cree que ya no hay tiempo para retomar ese acuerdo y que Quiñónez consiga los 56 votos, usted sea electo magistrado y él asuma la Presidencia de ALN?
No creo que se dé esa situación, es más, ya la hemos olvidado por la sencilla razón de que nadie quiere pagar un costo político.

¿Por qué la consideraron en su momento?

Porque había una situación muy clara y si no se nombraban a las nuevas autoridades el Consejo Supremo Electoral seguiría con la misma situación que estamos viviendo ahorita.

¿De qué depende o qué circunstancias deben darse para que ALN retome su la propuesta para elegir a los 25 funcionarios?
ALN en este momento no siente la necesidad de seguir impulsando esa idea…

¿Van a quedarse con todos estos funcionarios de facto?
Eso quiso la mayoría de los partidos políticos de la oposición y cometieron ese gran error, incluso, desde que nosotros de buena fe con la intermediación de monseñor Abelardo Mata en 2009 queríamos forjar una verdadera unidad de la familia liberal, pero no se dio, nos excluyeron por el asunto de la amnistía que queríamos que fuera para Arnoldo Alemán y Eduardo Montealegre solamente, pero otros querían meter a un sinnúmero de funcionarios cuestionados y no íbamos a cometer ese pecado.

Pero esa exclusión se la ganaron ustedes por apoyar al gobierno y al Frente Sandinista.
La oposición cometió ese error de excluirnos de las primarias en las que queríamos demostrar que ALN sí tiene músculo organizativo; y nos siguen descalificando como si fuéramos un partido que dependemos del Frente Sandinista, que recibimos dinero del Frente Sandinista y todo eso es una vil calumnia.

Nosotros tenemos documentos que demuestran que tuvimos que hacer un préstamo de 100,000 dólares al Banpro, para ir a las elecciones regionales de la Costa Caribe; y la autorización del Consejo Supremo Electoral al que reclamamos más de 4 millones de córdobas y nos autorizaron menos, ese dinero fue utilizado para pagar los 100,000 dólares al Banpro.
El partido no recibe dinero y yo llevo las cuentas, si alguien recibe dinero se quedaría con él, pero yo no tengo conocimiento de esa actitud. Yo respondo por mi persona.

Si no hay un compromiso financiero entre ALN y el Frente Sandinista ¿por qué apoyar las iniciativas del gobierno en la Asamblea Nacional y pagar ese costo político?
El Frente Sandinista ha coincidido con algunos diputados nuestros en políticas de carácter social y económica que le dan estabilidad al país con el Fondo Monetario Internacional, cualquiera que piense lo contrario, le está dando la espalda al pueblo porque son recursos que se requieren urgentemente para obras de desarrollo social y para mantener un equilibrio presupuestario.

ALN busca alianzas de cara a las elecciones

El partido Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, está en un proceso de negociaciones con diversos partidos políticos para lograr una alianza que se presente a las elecciones nacionales del próximo año; sin embargo, en ese proceso, asegura Alejandro Mejía Ferreti, podrían acercarse al Partido Liberal Constitucionalista, PLC, pero sin Arnoldo Alemán.

Mejía Ferreti dejó claro que ALN apoya la candidatura a la Presidencia de Fabio Gadea Mantilla siempre y cuando se postule en la Casilla 9, la cual, según el dirigente político es la única con estructura organizativa y, sobre todo, es el partido que tendrá presencia en las estructuras electorales.

Y pese a que esas negociaciones “son positivas”, la semana pasada la ALN suspendió una reunión con una de las facciones del Partido Liberal Independiente, PLI.

¿Cómo están las negociaciones para las alianzas electorales?
Son positivas y vamos acelerando, pero muy responsablemente. ALN ha tenido contactos con dirigentes del Partido Conservador; hemos tenido encuentros con asesores de don Fabio Gadea y hemos expuesto el nuevo rostro del partido. Vamos a tener un encuentro con una facción del PLI, por supuesto se trata de la facción que tiene un gran reservorio de credibilidad y moralidad, desde el punto de vista histórico.

¿Se trata de la facción de Virgilio Godoy o la de Indalecio Rodríguez?
No me quiero adelantar por respeto a esa parte de la institución, porque ya sabemos el problema que enfrenta el PLI, pero se trata de la facción que tiene la mayor reserva moral e histórica en el país.

La ALN con el nuevo liderazgo representado en mi persona, tiene aceptación y hemos logrado obtener esa imagen con estas corrientes políticas, algo difícil de conseguir desde el punto de vista de la confianza dado el pasado del partido que fue tan cuestionado y que injustamente hemos cargado con ese lastre.

¿Cómo se van a quitar ese lastre si se les ve como un aliado del Frente Sandinista?
Es un esfuerzo de construcción, de crear un puente de verdadera confianza y lo comenzamos en las elecciones regionales cuando fuimos en alianza con el PLI y el Movimiento “Vamos con Eduardo”. Había mucha desconfianza entonces, y con mucha razón de estos dirigentes por el fraude de 2008 y que de alguna manera se pensó que ALN estaba involucrada en ello.

¿Qué garantiza que eso no va a ocurrir de nuevo? ¿Qué garantiza que a la ALN no se le vuelva a ver como traidor, tanto en la Asamblea Nacional como en las elecciones?
Mientras yo esté al frente del partido, que ya quisieran otros verme fuera, vamos a darle garantías suficientes a los partidos que están negociando con nosotros de que lo que nosotros ofrecemos se cumplirá.

¿Podrían ir en alianza con el PLI y Vamos con Eduardo como lo hicieron en las Regionales?
Hay un mandato del partido, durante la convención en el sentido de que el Presidente Nacional trabaje en formular y concretar alianzas con los partidos de oposición y lleguemos a una verdadera unidad y nos enfrentemos unidos al adversario común.

¿Esa alianza puede incluir al PLC con Arnoldo Alemán a la cabeza?
Mientras el PLC esté secuestrado por el doctor Alemán no veo que la ALN vaya a dar el paso en esa dirección; quisiéramos entendernos con las estructuras del PLC sin la presencia del doctor Alemán porque el pueblo ya lo juzgó y lo rechaza. Mal haría la ALN en promover un encuentro incluyendo al PLC con su principal personero que es Arnoldo Alemán.

¿Pero, por qué excluir a Arnoldo Alemán, siendo que algunos dirigentes del PLC señalan que no puede haber unidad sin Alemán?
Yo creo que se puede. Es cierto que Arnoldo Alemán tiene un peso específico en el partido por su liderazgo anterior, pero en este momento valorar ese liderazgo sería un grave error de los que están muy cerca de él.

El PLC representa un porcentaje importante dentro de la oposición y sin ellos sería difícil que la unidad se concretice y podamos triunfar, pero confiamos en que en un futuro se pueda efectuar esa alianza con el PLC, pero, reitero, sin la presencia del doctor Alemán.