Leonor Alvarez
  •  |
  •  |
  • END

Los funcionarios de facto del Consejo Supremo Electoral, CSE, siguen siendo blanco de críticas en todos los ámbitos políticos opositores y cada vez va tomando más fuerza la exigencia de permitir observación electoral tanto nacional como internacional.

Luis Fley González, conocido en los años 80 como “Comandante Jhonson”, le preocupa principalmente la instalación de ex militares y ex miembros de la seguridad del Estado en los Consejos Electorales Departamentales, CED, porque asegura que los militares son personas que no creen en la democracia.

Explica que la lógica de asignar a esta clase de personas en las estructuras locales del CSE, es “para intimidar y tratar de imponer resultados”.

La lógica de los militares

La coordinadora de la Alianza Patriótica, Azahalea Solís, explicó que los ex militares en el CSE, se convertirían en conductores de “transmisión de las órdenes” del partido de gobierno y no en administradores del sistema electoral. “Y por eso es que están poniendo ex militares con experiencia”, afirma Solís.

El diputado Eduardo Montealegre fustigó ayer a los magistrados putativos del CSE, en el sentido de cuestionarles el cobro de 300 córdobas de la cédula, considerando que tienen suficiente presupuesto y fondos de la cooperación española para pagar la emisión de la cédula electrónica.

Por otra parte, en la reunión del Consejo Nacional del Partido Acción Ciudadana, PAC, realizada el domingo, se decidió agregar en el documento de resolución, el rechazo a la figura de “acompañamiento electoral”, para sustituir la observación electoral.

El presidente del PAC, Moisés Hassan, dijo que esa figura forma parte de la preparación del fraude. “Están preparando el fraude y por eso les estorba la observación nacional e internacional y les estorba tener gente que no sea manejable”, dijo Hassan en alusión a los partidarios orteguistas, ex militares y ex de la seguridad del Estado, que se están imponiendo en las dirigencias de los Consejos Electorales Departamentales, CED.