•  |
  •  |
  • END

El diputado Eduardo Montealegre dijo ayer que la Contraloría General de la República, CGR, permanece sorda, ciega y muda ante la violación a la Ley de Deuda Pública que hicieron los magistrados de factos del Poder Electoral, al solicitar un préstamo de 37 millones de córdobas a un banco privado no identificado, sin tener el aprobado de la Asamblea Nacional.

Montealegre, como ex ministro de Hacienda y Crédito Público, MHCP, explicó que este ministerio tiene la obligación de darle cada mes a los Poderes del Estado, un doceavo del Presupuesto General de la República que aprueba la Asamblea Nacional, aunque aclaró que no se puede meter en todos los detalles de los poderes del Estado, porque “por eso son poderes del Estado”.

Críticas tienen más fuerzas por tratarse de CSE

Sin embargo, afirmó que si éstos se endeudan hay un proceso que se debe seguir, porque ninguna institución se puede endeudar sino tienen las partidas presupuestarias correspondientes.

Aún así, Montealegre manifestó que todos estos cuestionamientos contra el Consejo Supremo Electoral, CSE, son por la falta de transparencia que ha demostrado tener esta institución, además de los cuestionamientos políticos y la “capacidad de ir creciendo su patrimonio”.

Orteguismo minimiza gasto público

En otro tema, Montealegre también cuestionó la disminución del presupuesto dirigido al gasto público y el beneficio al gasto corriente.

“Es decir, que el clientelismo político está siendo reflejado cada día más en el Presupuesto, al igual que vemos la bandera del Frente Sandinista (partido de gobierno)”, manifestó Montealegre, agregando que el gasto de capital ha disminuido porque también ha disminuido la cooperación externa.

Temen aislamiento comercial de Nicaragua

El diputado Montealegre señaló que la Bancada Democrática está preocupada por el “aislamiento del cual Nicaragua está siendo sujeto” por las diferencias limítrofes con Costa Rica y Honduras. Montealegre afirmó que existe preocupación de parte de los productores nicaragüenses, porque temen que en el futuro no le den salida a sus exportaciones por los puertos “Limón” (de Costa Rica) y “Cortés” (de Honduras).