•  |
  •  |
  • END

Sesenta y un diputados del Frente Sandinista, FSLN; del Partido Liberal Constitucionalista; PLC; de la Alianza Liberal Nicaragüense; ALN, de la Bancada Unidad Nicaragüense, BUN, y de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, negaron un aumento salarial a los 44,633 maestros de Primaria y Secundaria, así como a los médicos, al rechazar una moción para redistribuir, dentro del Presupuesto General de la República del próximo año, 460 millones de córdobas de diferentes instituciones del Estado con ese objetivo. Sin embargo, respaldaron una partida de 37 millones de córdobas al Consejo Supremo Electoral, CSE, para pagar un préstamo, cuyo origen aún es un misterio.

El diputado Salvador Talavera Alaníz presentó una propuesta para agregar un segundo párrafo al artículo 2 de la Ley de Presupuesto para destinar esos 460 millones de córdobas al Ministerio de Educación y al Ministerio de Salud, respectivamente, y se utilizarán específicamente para un aumento salarial a los más de 44 mil maestros de 1,500 córdobas; y a los médicos especialistas, generales e internistas, para el próximo año, sin embargo, al ser sometido a votación, los 61 legisladores votaron porque el mencionado artículo quedara como lo establecieron en el dictamen.

El Presupuesto General de la República para el año 2011 es de 35 mil 784.8 millones de córdobas con un ingreso fiscal de 29 mil 941.9 millones de córdobas.

No se cumplió sueño de médicos

La medida también pretendía cumplir con los médicos del país que deberían haber recibido el próximo año un 100% de aumento, para devengar un salario mensual de 1,600 dólares, para los médicos especialistas; 1,200 dólares, para los médicos generales; 1,000 dólares mensuales, para los médicos residentes; y 700 dólares para los médicos internos, todo conforme con la Ley de Equiparación salarial aprobada por el Parlamento nicaragüense hace más de cuatro años.

Así, 48 diputados votaron porque el artículo 2 quedara igual que en el dictamen y 17 legisladores votaron en contra. Cinco legisladores se abstuvieron y 13 diputados no votaron en ningún sentido por lo que, al estar presentes, se suman a la mayoría.

En la votación de este artículo se notó una división en la oposición. Por ejemplo, los diputados Augusto Valle Castellón y Elman Urbina Díaz, ambos de la BDN, votaron a favor de que el artículo 2 quedara como fue presentado en el dictamen; además, los diputados, Noel Pereira Majano y Leopoldo Navarro, del PLC, también respaldaron esa disposición.

Los agazapados

Los legisladores presentes -que se sumaron a la mayoría al no votar en ningún sentido-, fueron Francisco Aguirre Sacasa, Porfirio Castro, Wilfredo Navarro Moreira, Oscar Moncada Reyes, Carlos Noguera Pastora, Maximino Rodríguez, Freddy Torres y José Pallais, todos del PLC. También quedaron en esta misma situación Carlos García Bonilla y Francisco Jarquín Urbina, de la ALN; y Wilberth López Núñez y Luis Callejas Callejas, de la BDN.

La diputada independiente Jamileth Bonilla tampoco votó en ningún sentido, por lo que su voto se sumó a la mayoría.

Se abstuvieron

Los diputados que se abstuvieron de votar fueron Rodolfo Alfaro García, Ramón González Miranda, Miguel Meléndez Treminio y Francisco Sacasa Urcuyo, del PLC; así como Ramiro Silva Gutiérrez, de la ALN.

Quienes se opusieron a ese artículo y proponían el aumento salarial a maestros y médicos fueron Mónica Baltodano Marcenaro, independiente; Alejandro Bolaños Davis, conservador; Jorge Castillo Quant, Víctor Cuarto Arostegui y Carlos Gadea Avilés del PLC; Enrique Sáenz Navarrete y Víctor Hugo Tinoco, del Movimiento Renovador Sandinista, MRS; así como Carlos Langrand, Pedro Joaquín Chamorro, Adolfo Martínez Cole, Eduardo Montealegre Rivas, Indalecio Rodríguez, María Eugenia Sequeira, Javier Vallejo y Norman Zavala Lugo, de la BDN.

Salvador Talavera Alaniz fue quien presentó la moción y por supuesto votó a favor de su propuesta; el diputado Alejandro Ruiz Jirón, de ALN, también respaldó la moción de Talavera.

En lo general, el presupuesto fue aprobado por una abrumadora mayoría de 80 diputados y con la oposición de tres legisladores que fueron Mónica Baltodano, Víctor Hugo Tinoco y Enrique Sáenz Navarrete.

Durante la discusión en lo general, el Presupuesto 2011 sólo recibió elogios, principalmente de los diputados liberales, por considerar que se trata de un presupuesto “acorde con los lineamientos macroeconómicos” impuestos por el Fondo Monetario Internacional, FMI.