•   POSOLTEGA, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Gerardo García, alcalde FSLN de Posoltega, huyó de una asamblea con pobladores, para no enfrentar cuestionamientos formulados por el concejal liberal Álvaro Carrión y su hermana, Mirtha del mismo apellido, ex alcaldesa de ese municipio.

El concejal denunció que García, por venganza política, hace nueve días, cerró el Centro Recreativo Posoltega, según sus críticos “ejerciendo funciones que no le compete, en flagrante violación a la Ley de Municipios”, que establece a las alcaldías la entrega de matrículas a este tipo de negocios, y la Policía autoriza los permisos por venta de licor.

Las razones

Agregó que el edil se vengó de él perjudicando a su hermana, porque no votó a favor del Presupuesto de 2011, que según el concejal liberal incluye la compra de una camioneta valorada en más de 30 mil dólares para uso de García, y la ejecución del plan piso y techo a favor de familias orteguistas en la comarca “Filiberto Morales”.

“Es necesario que los pobladores de Posoltega abramos los ojos. ¿Cómo es posible que el monumento recién construido en la entrada de este municipio cueste medio millón de córdobas? ¡Es una mafia!”, aseguró Carrión.

Sale a relucir fraude

Mientras tanto, Mirtha Carrión, candidata a la Alcaldía de Posoltega por la alianza PLC, afirmó que fue despojada del triunfo electoral para otorgarle la silla edilicia a Gerardo García, como parte del fraude llevado a cabo por el Consejo Supremo Electoral, que obedece a Ortega.

Alcalde prepotente e inepto

Joran López dijo que recogerán mil firmas para obligar al alcalde a autorizar que el centro recreativo de Mirtha Carrión funcione, debido a que, según él, es un lugar para el sano esparcimiento.

Vanesa López aseguró que “García es prepotente y les cierra las puertas cuando intentan exponerle algún problema”. Otra ciudadana expresó que tienen dos meses de pretender hablar con el edil para que les resuelva la legalización de 72 terrenos, pero “es descortés”, por lo que recurrirán ante la primera dama Rosario Murillo.

Intentamos conocer la versión del alcalde de Posoltega, pero se negó a brindar declaraciones, y de forma prepotente dijo que tres periodistas, incluyendo este corresponsal, teníamos que salir del local, en flagrante violación a la libertad de expresión.

El comisionado mayor Douglas Pichardo, jefe departamental de la Policía de Chinandega, expresó que no autorizó el cierre del Centro Recreativo Posoltega. “Hablen con el alcalde no conmigo; yo no lo cerré”, reiteró.