•  |
  •  |
  • END

La Alianza Liberal Nicaragüense, ALN entró en pugna entre sus viejos miembros y los dos nuevos diputados Enrique Quiñónez y Allan Rivera. La discordia es la presidencia y representación legal de ese partido que controlará la mitad de las Juntas receptoras de Votos, JRV, Consejos Electorales Municipales, CEM y Consejos Electorales Departamentales, CED, en las elecciones presidenciales de 2011.

Quiñónez llegó a reforzar la ALN con la promesa de convertirse en su nuevo presidente. El informe Pastrán recoge las declaraciones del presidente de ALN, Alejandro Mejía Ferreti, quien aseguró que Quiñónez negoció con el FSLN para conseguir los votos y elegir a 25 funcionarios, cuyos periodos están vencidos, pero al no lograrlos no conseguiría su premio.

El diputado de ALN Ramiro Silva confirmó que existen diferencias entre ambos dirigentes, pero consideró que no son tan relevantes. Silva reveló que existe la posibilidad de que no haya siquiera convención como lo propuso Quiñónez con el interés de erigirse como el nuevo dirigente de ese partido.

Quiñónez en el aire
Por su lado, el diputado Ramón Macías, uno de los siete miembros de esa bancada parlamentaria, considera que el malestar se produce por las exigencias de Quiñónez de ser presidente aún cuando a su juicio no lo permiten los estatutos por el poco tiempo de haberse inscrito.

“La convención es para hacer cambios que creemos convenientes en el partido y él acaba de llegar y no puede ser presidente, muchos de nosotros no le vamos a dar el voto. Los estatutos no lo avalan siquiera para una candidatura. Ferreti está hasta 2012 no es interino”, dijo Macías.

El secretario general de la ALN, Carlos García, dijo que una convención extraordinaria es posible pero será hasta enero y febrero del año próximo cuando se ratifiquen cargos directivos y la política de alianza electoral.

Hay diferencias
“Hay diferencias, quiero dejarlo bien claro, hay diferencias por la forma en que ha actuado (Alejandro Mejía) yo diría en las últimas semanas ha actuado de manera vertical, tomando decisiones, violando nuestros estatutos, porque la junta directiva debe actuar como un órgano colegiado y él se ha tomado el derecho de tomar algunas decisiones verticales que no están dentro de lo que establecen los estatutos y ha habido diferencias”, admitió García.

Pese a ello, Macías señala que Mejía Ferreti es el único autorizado para las negociaciones políticas y alianzas. Aseguró que no se han reunido con el Movimiento Vamos con Eduardo, VCE, peor sólo han dialogado con el precandidato presidencial Fabio Gadea Mantilla.