•  |
  •  |
  • END

Aunque los diputados opositores lograron “eliminar todo riesgo” de al menos una, de las tres iniciativas de ley sobre defensa, soberanía y frontera, que proponen permitir el Servicio Militar Patriótico, el ex presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, Alfonso Dávila Barbosa, advirtió ayer una situación que sin ser un hecho concreto, es una realidad en el recuerdo de quienes vivieron el pasado de los años 80, cuando tuvieron que entregar a sus hijos al riesgo de la guerra.

Barbosa asegura que desde que el Ejecutivo dio a conocer estas tres iniciativas de Ley, algunos padres de familia “están temerosos y buscan cómo sacar a sus hijos del país”.

En ese sentido, el ex magistrado pide al presidente Daniel Ortega que en aras de la Navidad y el Año Nuevo, retire esas leyes y por otra parte, pide a los miembros del Ejército de Nicaragua, no deliberar ni cabildearlas, porque la Constitución Política se lo prohíbe. “Estas leyes son un desafío y un reto a la democracia y al Estado de Derecho”, aseguró Barbosa.

Rechazar leyes
El ex magistrado enfatiza también un llamado a los diputados opositores, haciéndoles ver que esta vez tienen la oportunidad de rechazar por completo estas leyes y pasarlas a comisión, para analizar con mayor tiempo su contenido.

“Evitemos que Nicaragua se militarice”, dice Barbosa, mientras señala que ya hay padres buscando cómo enviar a sus hijos, recién graduados, fuera del país donde tenga, como siempre, mejores oportunidades de vida.

Antecedentes de violación a la Ley
Barbosa también advierte que aunque el Servicio Militar está prohibido por la Constitución Política, en Nicaragua hay antecedentes de que la Carta Magna no se respeta, en alusión, por ejemplo, a la intención del presidente Ortega de reelegirse, pese a que el artículo 147 lo prohíbe claramente.

El sábado pasado, los jefes de bancada de la Asamblea Nacional, AN, se reunieron para analizar las tres polémicas leyes y al menos terminaron de consensuar la Ley de Defensa y Seguridad.

Defensa armada es única para el Ejército
El diputado de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, José Pallais Arana, afirmó que se “eliminó todo riesgo” de la Ley de Defensa Nacional, la cual permitía el Servicio Militar Patriótico, según la propuesta del Ejecutivo.

Asimismo, manifestó que quedó claro que el papel del Ejército es ante conflictos armados, de orden internacional y no en conflictos internos, y que Nicaragua, conforme al artículo 3 y 5 de la Ley de Defensa, renuncia a la agresión y a la amenaza. “Nicaragua sólo puede ejercer el derecho de la defensa”, enfatizó Pallais.

Rehacer Ley de Seguridad
Se decidió rehacer la Ley de Seguridad y quitarle el enfoque de fortalecimiento a los órganos de inteligencia, para garantizar la estabilidad democrática y el respeto a los derechos humanos. Según Pallais, el equipo de la bancada PLC estaría en capacidad de analizar y reconstruir esta Ley, antes del 13 de diciembre.

Hoy lunes, los jefes de bancada continuarán las discusiones en la Asamblea Nacional, con miembros del Ejército. Se espera que esta semana entren en dicha discusión un equipo del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua, Cosep.