•  |
  •  |
  • END

El opositor y catedrático de Relaciones Internaciones en la Universidad Americana, UAM, doctor Julio Icaza considera que la información en los mensajes enviados por el embajador Robert Callahan y el ex embajador Paul Trivelli “no son nuevas”, pero “vienen a confirmar el carácter inescrupuloso de la política dirigida por Daniel Ortega”.

Hasta ayer al medio día no había reacción oficial sobre las filtraciones publicadas el lunes por El País bajo el título “EEUU: Chávez y el narcotráfico financian la Nicaragua de Ortega”.

¿Qué repercusiones pueden tener las filtraciones?

Las repercusiones que pueden tener es que nuevamente los ojos del mundo están puestos en lo que ha venido ocurriendo y seguirá ocurriendo mientras sigamos en manos de Ortega. Ahora, no creo que vaya a variar la política de los Estados Unidos, al menos en este momento.

La política de Estados Unidos puede variar a partir que los congresistas de mayoría republicana que tienen el control del Congreso tomen posesión a partir de enero, y el Comité de Relaciones Exteriores pase a estar controlado por los republicanos.

Sí podría generar un cambio la presión de la opinión pública. Pero como le digo, estos son asuntos que han sido del conocimiento de todo el mundo.

Hasta la fecha no hay reacción oficial, ¿callará el gobierno como lo han hecho la mayoría de países involucrados en las filtraciones o responderá con amenazas y críticas, como lo hizo el venezolano Hugo Chávez?
Si Ortega trata de reaccionar por lo que contienen o no contienen esos informes, le va a ir peor. Debería más o menos seguir la corriente de los otros gobiernos y no mover más las aguas porque puede ser peor para él, va a llamar más la atención del mundo, va a despertar más la opinión pública de los países que cooperan con Nicaragua.

Hay una acusación seria, de involucramiento con el narcotráfico, ¿eso cómo puede influir en los países cooperantes?
Eso se ha sabido desde el pasado. La cooperación internacional ya está reducida, más no puede estarlo. No creo que por estas filtraciones influyan, (en todo caso) tienen que haber otros factores decisivos de carácter político, sobre todo en Estados Unidos.

Las filtraciones van a ser municiones que los republicanos van a tener en la Comisión del Congreso para presionar a la administración Obama a que tenga una posición más firme con Nicaragua.

El doble discurso del mandatario quedó en evidencia…

Las dobles caras, la hipocresía, siempre se han asociado con la política. De hecho, lo que se está poniendo en evidencia de todo este escándalo es precisamente lo que caracteriza a la política, a la diplomacia moderna. Está en evidencia que una cosa son los discursos oficiales y otra cosa es lo que se habla, digamos, en la intimidad de los despachos donde se hacen los análisis, lo que se valora con frialdad.

El hecho que cataloguen a Ortega como alguien “completamente loco”…
No es la embajada norteamericana la que lo está catalogándolo como loco. Quienes tuvieron esa expresión fueron altos funcionarios de la administración de Ortega. Eso pone en evidencia el enorme grado de presión que este gobierno ejerce sobre sus funcionarios. Evidencia el estilo sultanesco de este gobierno.

Volviendo al inicio, ¿esto repercutirá en las relaciones bilaterales?
Esto lo que puede servir, como te digo, es poner a Nicaragua ante los ojos del mundo. El valor que pueda tener esto es muy relativo.