•  |
  •  |
  • END

La presidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Jamileth Bonilla, se mostró sumamente complaciente con el embajador de Colombia, Antonio González Castro, en torno a la decisión del gobierno del presidente Álvaro Uribe de mantener buques de guerra al borde del meridiano 82.

Pese a la resolución de la Corte Internacional de Justicia de La Haya del 13 de diciembre de 2007, en la que establece que no existen fronteras marítimas definidas entre Nicaragua y Colombia en el mar Caribe, Bonilla evitó cuestionar al diplomático colombiano el porqué su país insiste en “defender” una soberanía inexistente.

“Esos buques de guerra de Colombia siempre han estado ahí (en el meridiano 82), lo que tiene que hacer Nicaragua es esperar a que la Corte Internacional de Justicia resuelva el problema de fondo y defina hasta dónde llega el mar territorial de nuestro país”, dijo Bonilla en una actitud totalmente contraria a los intereses nacionales.


Embajador no habló
Según Bonilla, Nicaragua no tiene por qué reclamar la presencia militar de Colombia en el meridano 82, sino más bien, atenerse a lo que el Supremo Tribunal internacional decida.

Bonilla sostuvo un “encuentro amistoso y protocolario” con el embajador colombiano, quien el escuchar el tema del diferendo limítrofe salió raudo y veloz del recinto parlamentario para evitar a los periodistas.


Diputados cuestionados
Por otra parte, Bonilla también recibió a los diputados del oficialista Partido Quinta República de Venezuela, Darío Vivas y Norexa Pinto. Vivas, Presidente de la Comisión del Poder Ciudadano de la Asamblea Nacional venezolana, intentó justificar la falta de transparencia en el manejo de los recursos provenientes de la cooperación petrolera hacia Nicaragua argumentando que se trata de un convenio entre empresas privadas.

Bonilla preguntó a sus homólogos cómo espera el gobierno de Venezuela recuperar una inversión de ese tipo. Según la diputada nicaragüense, los legisladores venezolanos le respondieron que cada empresa privada deberá responder con sus activos, por lo que Bonilla reaccionó recordándole a Vivas y Pinto que la empresa Petronic es de sociedad mixta, en la que tiene la mayor participación el Estado de Nicaragua.


Cuestionados
Ambos diputados, acompañados del embajador Miguel Gómez, fueron cuestionados en torno a la ayuda petrolera. El primer secretario del Parlamento nicaragüense, Wilfredo Navarro, se mostró insatisfecho con la explicación de sus homólogos venezolanos. Navarro también recibió a la delegación de legisladores venezolanos.

Lo único claro, dijo Navarro, es que el gobierno de Venezuela dispondrá en los próximos días de 250 millones de dólares para iniciar la construcción de la refinería que se ubicará en Puerto Sandino; sin embargo, se mostró escéptico de que eso ocurra.

Los diputados venezolanos también se reunieron con el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, con quien abordaron temas de interés mutuo y no descartaron la firma de convenios de colaboración entre los poderes legislativos de Nicaragua y Venezuela.