Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los gobiernos de Nicaragua, Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice deberán acatar las resoluciones emitidas por el Parlamento Centroamericano (Parlacén), según las reformas aprobadas por los mandatarios y que serán ratificadas por los congresos de la región.

Las atribuciones del Parlacén fueron reformadas, de modo que ahora sus resoluciones, propuestas y estudios serán remitidas a la Secretaría General del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) e incorporadas a la agenda de la reunión de jefes de Estados y al Consejo de Ministros del SICA.

La Cumbre de Presidentes miembros del SICA fue hecha con el propósito de reformar al Parlacén, haciéndolo más vinculante. Entre las nuevas atribuciones de este organismo está el de proponer legislación en materia de integración regional y las normativas para armonizar leyes que impulsen el avance y fortalecimiento de la integración.

El artículo cinco del Tratado Constitutivo del Parlacén establece que estas propuestas “serán remitidas, según el tema y materia, al consejo de ministros respectivo o a los organismos pertinentes para su consideración y respuesta dentro de un plazo no mayor de 180 días para su posterior elevación, si es el caso, a la reunión de presidentes”.


Perfeccionar proceso de integración
Los diputados ante el Parlacén, 20 por cada país miembro, conocerán de los nombramientos de los organismos e instituciones del SICA, como la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) y, además, juramentarán a los electos.

“Proponer tratados, convenios y protocolos a negociarse entre los Estados partes del SICA, que contribuyan a ampliar y perfeccionar el proceso de integración regional, a su propia iniciativa o a solicitud de los jefes de Estado”, reza el inciso g del artículo cinco.