•  |
  •  |
  • END

Con la aprobación de la ley que habilita al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a decretar leyes en nueve ámbitos específicos, pareciera que el líder de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América, Alba, no tolera ni siquiera el proceso de consenso que por naturaleza conlleva la formación de una ley.

Así lo interpretó el jurista Gabriel Álvarez, al comentar la Ley Habilitante que por 12 meses—incluso 18—le permitirá a Chávez gobernar vía decreto en los temas referidos a la ordenación del territorio, la seguridad ciudadana, la defensa nacional, la infraestructura, el sistema fiscal y tributario, y a la atención de las víctimas del invierno que azotó recientemente a su país.

Álvarez reconoció que la aprobación de dicha norma está apegada a la Constitución de Venezuela, por cuanto ésta contempla la figura de Ley Habilitante, pero advirtió que la técnica legislativa que le dio luz verde no es la más deseable porque no le pone límites ni controles que garanticen que la misma sea en pro de los derechos de los ciudadanos.

Una burla
“La ley se aprobó mediante las figuras y los mecanismos del ordenamiento jurídico, pero podría ser que se utilice para actuar en contra del ordenamiento jurídico o para burlar la voluntad de un nuevo Congreso”, dijo.

Los diputados que aprobaron la Ley Habilitante son en su mayoría del Partido Socialista Unidad de Venezuela que encabeza Hugo Chávez y, contradictoriamente, el Congreso que se estrenará el próximo año en ese país es también dominado por diputados oficialistas.

En ese sentido, Álvarez señaló que el mandatario venezolano podría estar desviando el poder hacia él porque a pesar de dominar la Asamblea, no quiere dejar la más mínima posibilidad de consenso en los procesos de formación de las leyes.

“Las leyes son importantes por los procedimientos de discusión que conllevan, pero parece que Chávez, en un afán totalitario, no quiere dejar la posibilidad de que en el Congreso se escuchen diferentes opiniones sobre un tema o de que el Parlamento vaya a desarrollar de la mejor manera su papel”, refirió.

La dirigente del Movimiento Renovador Sandinista, Dora María Téllez, opinó por su parte que la aprobación de esa Ley Habilitante a favor del mandatario venezolano, “es un autoritarismo absurdo” porque él tiene control sobre la Asamblea.

No obstante, Téllez reconoció que por muy cuestionada y muy autoritaria que sea dicha ley, la misma no es ilegal porque está apegada a la Constitución de Venezuela.

En Nicaragua, las posibilidades de una Ley Habilitante como la que se acaba de aprobar en el país suramericano, son nulas, porque es un término inexistente en nuestra Constitución Política.

En Nicaragua está prohibido, pero…
El constitucionalista Cairo Manuel López explicó que con las reformas constitucionales de 1995 quedó establecido claramente que la Asamblea Nacional es el único órgano competente para dictar leyes.

Asimismo, quedó prohibida la existencia de leyes delegadas, es decir, de leyes emitidas por el Presidente de la República cuando la Asamblea esté de receso.

Sin embargo, Téllez aseguró que en Nicaragua no hay necesidad de la aprobación de una Ley Habilitante para que el presidente Daniel Ortega gobierne por decreto, pues ya lo ha hecho.