•  |
  •  |
  • END

2011 será “muy complejo”, según la proyección que hace el Obispo Auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, sobre las elecciones nacionales que se realizarán el 6 de noviembre de ese año.

Uno de los motores de esta complejidad, sería la ambición reeleccionista del presidente Daniel Ortega --aun cuando la Constitución Política no se lo permita--, y el otro lo relaciona con la desconfianza en los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE.

Considera que lo único que cambiaría ese contexto es que las autoridades electorales sean otras y que se permita la observación nacional e internacional sin ningún tipo de restricción, en lo cual los jerarcas de la Iglesia Católica han insistido y seguirán insistiendo, recalcó Báez.

Iglesia al margen
Sin embargo, aclara que los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua no creen conveniente hacer llamados políticos, sino simplemente quieren que se respeten las leyes.

“Como Iglesia no vamos a participar ni en observación ni en acompañamiento, ni vamos a ofrecer a laicos, vamos a permanecer al margen”, dijo ayer monseñor Báez, al finalizar la homilía dominical en la Catedral Metropolitana.

Confía en la seriedad de la Policía
Por otra parte, aunque hasta el momento monseñor Báez no ha tenido ninguna respuesta concreta sobre las investigaciones del robo de su bolso y de las amenazas de muerte que le hicieron tres hombres armados, sigue confiando en que la Policía Nacional le va ofrecer resultados creíbles.

Aclara que no acusa a nadie en particular, y que todo lo ha dejado en manos de los oficiales de la Policía. “Quiero dejar claro que yo no he acusado a nadie, pero teniendo en cuenta la historia que llevamos a las espaldas en Nicaragua, es indudable que a uno se le viene a la mente que se vuelvan a repetir cosas que nadie quisiera”, explicó Báez.