Eduardo Marenco
  •  |
  •  |
  • END

La Unión Europea anunció ayer que durante la última semana de febrero continuarán la segunda ronda de negociaciones con Centroamérica, para alcanzar el Acuerdo de Asociación entre ambos bloques de Estados, con el objetivo de que ambas regiones sean “socios políticos” y suscriban un “acuerdo de libre comercio”.

Las reuniones se efectuarán en Bruselas del 25 al 29 de febrero de 2008 para celebrar una segunda ronda de negociaciones con vistas a la celebración de un Acuerdo de Asociación, que incluye una zona de libre comercio, entre la UE y Centroamérica.

“Esta ronda de negociaciones es esencial, pues estamos entrando ahora en la materia principal del futuro Acuerdo de Asociación. Este acuerdo constituirá la base para una alianza sólida entre la UE y Centroamérica, y nos convertirá en socios políticos para defender conjuntamente nuestros intereses en escenarios multilaterales y reforzar nuestros lazos económicos”, expresó Benita Ferrero-Waldner, Comisaria europea de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad.


Un proceso más profundo
“Ello supone, agregó Ferrero, una nueva confirmación de nuestro compromiso a largo plazo por una asociación más sólida, tanto en lo político como en lo económico, basada en un proceso de integración regional más profundo”.

En octubre de 2007 se celebró una primera ronda en Costa Rica, y otras cuatro rondas están previstas para el presente año, informó la UE.

El objetivo es celebrar, si es posible antes de 2009, un Acuerdo General que “reforzaría el diálogo político, intensificaría la cooperación en una amplia gama de ámbitos y facilitaría el comercio y las inversiones entre ambas regiones”.

Para ello, viajarán a Bruselas alrededor de 300 delegados y representantes de la sociedad civil de Centroamérica.


Los puntos sensibles
La Comisión Europea, CE, piensa que el banano será uno de los “aspectos más difíciles” en las negociaciones entre la UE y Centroamérica para un Acuerdo de Asociación que incluya una zona de libre comercio, según afirmaron este viernes fuentes comunitarias.

Otros sectores sensibles en las negociaciones de los europeos con Centroamérica son “el azúcar y el café --pese a que la UE apenas restringe la importación--”.

En Centroamérica hay grandes estados productores de banano en desacuerdo con el sistema de importación de la fruta de Latinoamérica por parte de la UE (basado en un arancel de 176 euros por tonelada) y contra el que se ha pronunciado recientemente la Organización Mundial de Comercio, OMC.

Dentro del Acuerdo de Asociación que discuten, el objetivo es conseguir una liberalización que afecte al 90% de los flujos comerciales entre ambos bloques.

La balanza actual supone un ligero superávit para Centroamérica, ya que las importaciones de la UE de estos países alcanzaron un valor de 5,000 millones de euros, mientras que exportó productos al bloque por valor de 4,800 millones, según datos de la CE correspondientes a 2006.

En los intercambios agrícolas, la UE importó productos centroamericanos por valor de 2,353 millones de euros, mientras que las exportaciones agroalimentarias a ese destino solamente alcanzaron 293 millones de euros.


(Con información de EFE)