•  |
  •  |
  • END

Los mejores momentos no siempre agradables para el pueblo de Nicaragua fueron captados por las lentes de Alejandro Sánchez, Melvin Vargas y Oscar Sánchez. En las gráficas predominaron conflictos, particularmente por el constante reclamo de institucionalidad; destituciones de alcaldes, hechos que subieron de tono en la medida que se polarizaba el país.

Fueron episodios violentos que hicieron correr la sangre, la impotencia y el desánimo entre la clase política y la ciudadanía. Fue un año negativo desde el punto de vista gráfico
Jóvenes identificados con el partido de gobierno posan con señales de “maras” frente a la Asamblea Nacional. Ellos se constituyeron en los principales represores de la libertad de protesta frente al gobierno de Ortega.

La celebración oficial del 19 de Julio, ahora en manos exclusivas del FSLN, fue un acto de contrastes entre la opulencia, la propaganda oficial, la pobreza y la realidad de los nicaragüenses.

El alcalde de Boaco, Hugo Barquero, resistió, pero las fuerzas de seguridad leales al orteguismo lo expulsaron de su alcaldía en el despojo más sonado del 2010.

En Boaco, durante las protestas callejeras a raíz del despojo de su alcaldía a manos del oficialismo, la Policía usó gases y balines para reprimir a los descontentos.

Esta singular roca colocada frente a la Asamblea Nacional se convirtió en el símbolo de la represión oficial contra sus opositores.

La expresión estudiantil oficial en las universidades públicas, UNEN, provocó enfrentamientos sangrientos durante 2010. En la gráfica, los de un bando atacan a los otros con un “coctel molotov”. Durante los enfrentamientos masacraron a un estudiante y sacaron armas de fuego.

Fausto Carcabelos, ex Director de Aduanas durante el gobierno de Enrique Bolaños, de pronto fue puesto tras las rejas, paro luego liberarlo. Así funcionó la justicia en 2010.

El periodista oficialista Nelson Hurtado, herido por opositores durante una trifulca.