•  |
  •  |
  • END

La Iglesia Católica hizo un llamado ayer a la paz en este año electoral y anunció un período de oración para evitar que la ciudadanía sea tentada por la “violencia” y la “prepotencia”.

El arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, durante la homilía de la misa en honor a Cristo Rey, pidió una “cadena de oración permanente” porque “muchos piensan que este año puede ser difícil”.

“Sin embargo, para Dios, nada puede ser imposible. Con la oración podemos vencer todas aquellas tentaciones que pueda haber en el hombre, tentaciones de violencia, de prepotencia, el Señor a través de la oración es capaz de transformarlo”, dijo Brenes.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) convocó a elecciones nacionales para elegir al presidente de la República, diputados ante el Parlamento Centroamericano (Parlacén) y ante la Asamblea Nacional el próximo seis de noviembre. La Conferencia Episcopal ha sido especialmente crítica a las autoridades nacionales y ha abogada por la observación electoral y la elección de funcionarios probos.

Por un 2011 más libre y justo
Brenes reiteró que la Iglesia no pretende sustituir a las autoridades políticas e instó a la ciudadanía en general a promover la paz.

“La libertad religiosa es un don común, a todos nos compete, pero también es un camino hacia la paz, y allí está la Iglesia ejerciendo de una manera libre su magisterio”, agregó.

La eucaristía se realizó tras la usual procesión en el centro de Managua. “El pueblo está sediento por saciar las ansias de paz, de esperanza cierta por un futuro mejor, por un 2011 más humano, más justo, más libre”, dijo durante la peregrinación el director de Radio Católica y vocero de la Conferencia Episcopal, padre Rolando Álvarez.

El sacerdote abogó porque gobernantes y gobernados tengan “la conciencia clara de que ya un pueblo puede tener beneficios sociales, pero si se le quita, si se le irrespeta o trastoca la libertad religiosa o la libertad en cualquier género que sea se le está manoseando su propia dignidad y su propia humanidad”.