•  |
  •  |
  • END

Después de doce meses con momentos críticos como entre Venezuela y Colombia -poco antes de la victoria de Juan Manuel Santos-, Iberoamérica se prepara para un año en el que unos países tendrán elecciones claves, mientras algunos prepararán el terreno para 2012: Perú, Argentina, México, Venezuela. En el caso de Nicaragua, este año celebra sus elecciones presidenciales.

Un análisis de la publicación “Libertad digital internacional” hace un recorrido por la suerte que le corresponderá a los presidentes de América Latina y sobre Daniel Ortega expresa que ante la caída de Manuel Zelaya en Honduras, la Venezuela de Chávez apostó toda su ayuda al nicaragüense, pero que el gobernante no ha cumplido las expectativas al caer en todas las encuestas internacionales y convertirse en el menos votado o el de menores simpatías.

Chávez y “la burguesita…”
El análisis escrito por el periodista Martín Higueras, indica que si bien es cierto en Venezuela no habrá elecciones, Chávez gobernará con una asamblea donde el chavismo no será mayoría absoluta, pero, además, será el año en que el gobernante deberá acumular fuerzas para su reelección.

Un preámbulo de los ataques a sus opositores lo hizo cuando llamó a María Carolina Machado, una potencial contendiente, “la burguesita de fina estampa” y contra quien le gustaría disputar las elecciones de 2012. Hace algunos meses, en una entrevista con Libertad Digital, la ahora parlamentaria dijo que se sintió “ofendida e irrespetada”.

Ortega el más impopular en Centroamérica

Uno de los centros más importantes para el proyecto bolivariano de Hugo Chávez es Nicaragua. Después de intentarlo y fracasar en Honduras, el venezolano lanzó todo su apoyo a Daniel Ortega, pero pese al dinero, existe alguna posibilidad de que sus planes no se concreten. En las últimas encuestas se ha confirmado que Ortega sigue perdiendo apoyo en su país. Al menos lo que ya se sabe es que es el presidente menos popular de toda Centroamérica.

La gran tragedia para Nicaragua es que no existe figura política que pueda hacerle frente al actual presidente por lo que muchos expertos consideran que Ortega seguirá al frente del gobierno. Los únicos que podrían impedirlo, al menos a estas alturas, son Arnoldo Alemán involucrado en varios casos de corrupción y Fabio Gadea, ambos de derecha. Nicaragua va a un proceso electoral.

México busca nuevas caras
Algo parecido que en Venezuela pasa en México en el sentido de que 2011 será un año de preparación para las presidenciales del año siguiente. Lo que sí ocurrirá es la carrera por las gobernaciones estatales y muchas veces es ahí mismo donde comienzan a aparecer las nuevas caras con aspiraciones presidenciales.

Muchos analistas mexicanos creen que en las elecciones de 2012, el PRI –la “dictadura perfecta” en palabras de Mario Vargas Llosa- volverá al poder pese a que su estructura interna no ha demostrado la democratización que algunos de sus militantes han pedido.

Uno de los problemas que podría encontrar el PRI es que el Partido Acción Nacional, PAAN, consiga un nombre que esté a la altura de su candidato para suceder a Felipe Calderón y que además éste logre un fin de Gobierno exitoso, algo que sólo podría traducirse en resultados en su lucha contra el narcotráfico que ha traído muerte y desolación en uno de los países más poderosos de Latinoamérica.

Perú busca mantener su futuro prometedor
 Sin duda, las elecciones que más centrarán la atención informativa son las de Perú y Argentina. El primero de estos dos países buscará –nuevamente en una telaraña de numerosos candidatos- al presidente que suceda a Alan García y lograr mantener el rumbo del país que ha significado no sólo cifras envidiables en su crecimiento (para 2010 se llegaría al 8,5% y se pronostica un 6,5% para 2011) sino también una reducción significativa de la pobreza, aunque en este rubro aún queda mucho por hacer.

 A estas alturas de la campaña (aunque en el Perú nunca se sabe), los tres candidatos con más posibilidades de ganar en abril (o en la segunda vuelta de junio) son Alejandro Toledo, Luis Castañeda Lossio y Keiko Fujimori. El primero de ellos es un viejo conocido. Presidente entre 2001 y 2006, logró confeccionar un gabinete de gran prestigio (como el ministro de Economía y también candidato Pedro Pablo Kuczynski) para llevar al país a disfrutar del momento actual que ha seguido Alan García en su segundo gobierno. Trae un discurso que apuesta por la continuidad económica aunque critica que en los últimos años no se haya apostado más por las políticas sociales, algo que ya ha prometido revertir.

La tercera en la discordia es Keiko Fujimori. Sólo se le conoce por ser hija de Alberto Fujimori, ahora sentenciado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad. Por ahora no ha profundizado sus planes de gobierno -parece no tenerlos aún- y sólo se ha limitado en mencionar que buscará la libertad de su padre de ser elegida. No ha hablado ni de crecimiento, ni de educación, ni de seguridad, sin duda tres de los temas más importantes para el país. Muchos expertos creen que el 18-20% que le dan las encuestas son su techo y que mucho haría ya en pasar a la segunda vuelta.

* Libertad Digital internacional.