•  |
  •  |
  • END

Como teóloga y periodista, Michelle Najlis destaca la “manipulación grosera” que el gobierno ha hecho de las creencias y símbolos religiosos en aras de la política, pero lo más chocante para ella ha sido y sigue siendo que atente contra la institucionalidad democrática del país.

En ese sentido, considera que los miembros de la Conferencia Episcopal han tenido una actitud crítica que se les debe reconocer, porque como autoridades religiosas se han visto obligados a protestar contra las injusticias.

Pero también recuerda que “es obligación de cualquier ciudadano y ciudadana que se confiese cristiano o cristiana, luchar contra las injusticias y contra las relaciones de poder que sean de dominación”.

Hace del pueblo sus seguidores
Y es por eso es que lo que más critica Najlis es que el gobierno se autodenomine cristiano, que el presidente Ortega se declare el “Mesías” que “reparte cosas” y utilice la religión para hacer de un pueblo sus seguidores. La gente por naturaleza humana queda agradecida, pero eso es lo que se denomina “clientelismo político”, dirigido principalmente a las personas que pasan hambre y dificultades.

“Eso es lo que Jesús rechazó y éstos están haciendo lo contrario. ¿Y cómo dicen que es un gobierno cristiano si hacen exactamente lo contrario de lo que fue la propuesta de sociedad de Jesús?”, se pregunta la especialista en temas religiosos, agregando que los grandes responsables son quienes lo hacen, no quienes reciben.

Najlis considera que a la gente aún le hace falta comprender que la obligación de los gobiernos es darles bienestar a los ciudadanos, “no como una dádiva, sino como un derecho de quienes reciben y no tienen que vender la conciencia y el voto”.

El gobierno del “más”
Haciendo una comparación con el gobierno que en los años 80 presidió el mismo Ortega, Najlis caracteriza esta segunda oportunidad que legalmente concluye en este nuevo año 2011, por el “más”: más corrupción, más avaricia, acaparar más bienes, “en mucho mayor escala que en los años 80”, esa puede ser la única diferencia, por lo demás, sigue siendo un gobierno que atemoriza a sus adversarios con la Seguridad del Estado y que tiene las mismas prácticas con “más” experiencia.

El año de las regalías
Ya hablando de lo que será 2011, Najlis opina que será de repartir regalos a la gente con el ánimo de comprar el voto.

“Pero así no se resuelve la situación de este país, lo que hacen es someter más a la gente, manipulando su pobreza. Lo que realmente resuelve es abrir fuentes de trabajo y no sujeta a que tengan o no un carnet del partido de gobierno”, expresa la teóloga y periodista.

Por otra parte, Najlis explica que se ha ido deteriorando la estructura económica y en ese sentido la canasta básica sigue subiendo “vertiginosamente”, porque con lo que antes una familia compraba todo ahora no alcanza.

Considera que eso el gobierno no lo puede ocultar, por más que diga que todo está bien y que vivimos en el país de la felicidad y del poder ciudadano. La gente se dará cuenta de que vive en la misma pobreza, igual que hace 20 años, cuando el primer gobierno de los años de 1980.