•   Tomado de www.elradar.net  |
  •  |
  •  |
  • END

El próximo 21 febrero se realizará el Congreso Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para dar a conocer lo que todo mundo ya sabe: el candidato presidencial será el actual presidente, Daniel Ortega Saavedra.  Pero además Ortega dará a conocer  al personaje que lo acompañará en calidad de candidato vicepresidencial.

También se definirán las  políticas y las cuotas con que contarán los aliados del partido de gobierno, entre ellos el antiguo partido del dictador Anastasio Somoza, Partido Liberal Nacionalista (PLN)  una facción del Partido de la Resistencia Nicaragüense (PRN)  y algunos conservadores que han acompañado a Ortega desde el 2001.

La estructura de la maquinaria sandinista para ganar las elecciones en noviembre próximo, se basa en la organización de casi 200 mil militantes que estarían trabajando en todos los denominados territorios, pero además garantizando las cuotas en los  diferentes poderes del Estado, especialmente en el Consejo Supremo Electoral.

Oficialmente el FSLN ha dicho que cuenta con un millón de militantes, carnetizados,  entre ellos la mayoría de trabajadores del gobierno.

Diputados sandinistas repetirán
Extraoficialmente se conoce que la lista de candidatos a diputados se mantendrá casi integra de cómo fue presentada para las elecciones de 2006.

Fuentes del partido de gobierno dijeron al radar.net que hay una orientación de “la compañera” Rosario Murillo de que se mantengan casi  los mismos “compañeros diputados” para no crear fisuras, ni divisiones en las bases  sandinistas a causa de las candidaturas.

“Hay que evitar todo tipo de enfrentamientos a lo interno del partido.”, expresaron las fuentes, quienes dijeron que quizás los únicos cambios serían con los aliados Miriam Argüello y Agustín Jarquín. “Las aspiraciones de unos y de otros a veces nos dañan porque se ventilan cosas que no deberían en los lugares incorrectos”, precisó una fuente de gobierno cercana a  la presidencia.

Revisarán cotizaciones
La actual política de cotizaciones del FSLN para con sus miembros establece ciertos porcentajes de sus salarios. En el caso de los ministros, viceministros, directores de entes autónomos,  diputados y magistrados en los otros poderes del Estado, estos deben entregar el diez por ciento de su salario para el partido, mientras el resto de los militantes de bases (que trabajan en el Estado) deben aportar el uno por ciento del salario.

Extraoficialmente se habla de incrementos de hasta el 30 por ciento para la primera categoría de cotizantes del partido gobernante. En el caso de los empresarios sandinistas estos entregan cuotas de acuerdo con las ganancias que generan de las licitaciones que ganan del Estado.

Los sandinistas aspiran a ganar los comicios de noviembre próximo con por los menos el 60 por ciento de los votos y obtener 56 diputados para tener mayoría absoluta y no enfrentar en la Asamblea Nacional los obstáculos del presente periodo presidencial.

Nuestro candidato es Daniel
“Nuestro candidato es Daniel Ortega. Queremos darle continuidad al proceso”, han declarado en múltiples ocasiones  dirigentes del partido. El líder sandinista ha obviado obstáculos constitucionales de prohibición para la reelección  que ya han sido allanados por una sentencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ)  para poder correr como candidato presidencial en los comicios de este año.

Los triunfalismos desmotivan
Diversas encuestas realizadas por diferentes empresas encuestadoras, a un año de las elecciones han dicho que Daniel Ortega ganaría la contienda electoral, sin embargo en la estrategia sandinista se recomienda no atenerse a las encuestas  y no portarse triunfalista porque ésto desmotiva.

Rodolfo Delgado, el  asesor Presidencial para la Participación Ciudadana,  hizo circular entre las bases sandinista un documento titulado: “Gobierno Sandinista va en la Estrategia Correcta de impulsar El Bien Común en Nicaragua” , en el que recuerda que “la Estrategia de Comunicación de Campaña del FSLN señala no atenerse a las encuestas, más bien llenarse de más energía de sembrar para cosechar el triunfo electoral del Cmdte. Daniel Ortega en Noviembre, un revolucionario que nos enseñó a los nicaragüenses que la lucha del FSLN no era sólo para derrotar la dictadura Somocista sino para impulsar el cambio social. Ganar las elecciones es para seguir profundizando la justicia social con el Modelo Cristiano, Socialista y Solidario y para El Bien Común por Nicaragua”.