•  |
  •  |
  • END

El gobierno que resulte electo en los comicios del próximo 6 de noviembre “pagará las consecuencias de la falta de legitimidad”, ante el anuncio del presidente Daniel Ortega de “impedir la observación electoral internacional”, según expresó ayer el director ejecutivo del Grupo Cívico “Ética y Transparencia”, Roberto Courtney al comentar el discurso pronunciado por el mandatario nicaragüense el pasado lunes 10 de enero.

“¡No queremos ya más intervenciones en nuestras elecciones! Estamos cansados de intervenciones. Si quieren venir a acompañarnos, que nos acompañen, pero no queremos controladores de nuestras elecciones...”, fueron las palabras del presidente Daniel Ortega durante su largo discurso en clara alusión a que su gobierno no invitará a ningún organismo internacional para que observe los comicios.

Conforme con las disposiciones emitidas por el Consejo Supremo Electoral, CSE, corresponde al gobierno, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, invitar a los organismos internacionales privados o multinacionales como la Organización de Estados Americanos, OEA, y la Unión Europea, para que participen como observadores electorales.

Soberanía u orgullo

“Esto significa que la observación internacional no vendrá y con ello vendrá una situación de imposibilidad para el gobierno electo de entrar con toda la legitimidad del caso, porque la observación internacional no es una cuestión de soberanía, sino de orgullo patrio…”, señaló Roberto Courtney, Director Ejecutivo de Ética y Transparencia.

Para Courtney, el anuncio del mandatario nicaragüense “no es nada nuevo, pues ya lo había avisado anteriormente a través de su Consejo Supremo Electoral”. Sin embargo, el director del organismo cívico insistió en el peligro que se cierne sobre el proceso electoral, sobre todo lo concerniente a las posibles irregularidades que puedan presentarse.

Censura, además

El anuncio del presidente Ortega se da tres días después que el vocero del Poder Electoral, Félix Navarrete, también expresara públicamente la decisión del CSE de restringir la cobertura periodística a las conferencias y actividades de ese poder del Estado, señalando que el CSE se reserva el derecho de no invitar a los medios que les son críticos.

Para Ortega “los mejores observadores los tienen y los tendrán las fuerzas políticas que van a participar en estas elecciones; los mejores defensores del voto los tendrán las fuerzas políticas que van a participar en estas elecciones”, en clara alusión a que la observación electoral no será necesaria y no la permitirá.

Observación nacional imparable

Pese a la amenaza de Ortega, Courtney considera que lo positivo del discurso es que el mismo mandatario aseguró que “el mejor controlador será el pueblo de Nicaragua, serán las familias nicaragüenses…”, con lo cual, a su juicio, está garantizando la observación de los organismos nacionales.

“En eso coincidimos plenamente con el comandante Ortega y es que a los observadores nacionales no nos para nadie…basta con ser nicaragüenses…”, dijo Courtney.

Agregó que con las palabras del mandatario “quedó bien claro que Ética y Transparencia no necesita ningún permiso especial…el pueblo nicaragüense va a observar y vamos a estar varios nicaragüenses capacitándonos, presentando documentación y pruebas…para que el pueblo decida sobre la validez de las elecciones”.

Se da por reelecto

En otra parte de su discurso Ortega también da por un hecho su reelección, pues al presentar lo que considera “resultados exitosos” de su gobierno en 2008, señaló claramente que todos estos programas “los vamos a continuar ahora en 2011 y los vamos a continuar en el próximo quinquenio... ¡Claro que tenemos que continuarlo!”.

Adicionalmente, señaló que en 2011 multiplicará el número de beneficiarios de los programas “Hambre Cero” y “Usura Cero”, porque es un mandato de su gobierno y “no porque estemos en año electoral”, aclaró.

Mientras tanto, el candidato presidencial del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Arnoldo Alemán Lacayo, opinó que “Ortega cerró toda posibilidad de permitir la observación electoral internacional en las elecciones nacionales de noviembre próximo evidenciando su temor a un proceso electoral limpio, justo y transparente para todos”.