Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Decenas de pobladores de los municipios estelianos de La Trinidad y San Nicolás, cuestionaron a los respectivos alcaldes porque se niegan a suscribir un acuerdo marco de ayuda mutua con los funcionarios del Consejo Supremo Electoral para que funcionen las oficinas de cedulación.

EL NUEVO DIARIO buscó la versión de los ediles pero fue imposible. A ellos los señalan de no tener visión de servicio ya que los pobladores necesitan gestionar sus documentos, reponerlas o cambiarlas y para ello se ven obligados a viajar hasta la ciudad de Estelí, incurriendo en gastos.

Eso no sucede en otras localidades del departamento de Estelí, como Condega, Pueblo Nuevo y San Juan de Limay, donde los ediles, se dispusieron a asumir parte del pago de los empleados que laboran en las oficinas de cedulación.

El profesor Antonio Benavides, Presidente del Consejo Electoral Departamental en Estelí, calificó esta situación como lamentable, ya que con tales caprichos han afectado a los pobladores.

Normal flujo de solicitudes

Decenas de estelianos de distintas ideologías políticas y creencias religiosas, acuden a diario a las instalaciones del Consejo Electoral Departamental a realizar los trámites para obtener sus cédulas.

En cuanto al universo de personas ceduladas, el profesor Benavides, señaló que el padrón electoral actualmente refleja un poco más de 167 mil ciudadanos.

De esa cantidad unos 163 mil ciudadanos aproximadamente tienen las cédulas en sus manos, lo que significa un 98% de la población apta para votar.

Votarán con tres documentos

En cuanto al cobro del arancel, de trescientos córdobas, que deben de pagar aquellos ciudadanos que desean cambiar sus cédulas al formato actual, reconoció que se han dado algunas críticas, no obstante señaló que se debe ser categórico y específico en afirmar que el CSE, debe seis millones de dólares al gobierno de España, por la maquinaria moderna adquirida para elaborar las nuevas cédulas y eso se debe de pagar.

Indicó que este 2011, habrá tres documentos con los cuales cada ciudadano va a ejercer su derecho al voto: la cédula ordinaria o tradicional, la cédula renovada que se posterga por diez años más y vence en 2020 y el documento supletorio que es para aquellos ciudadanos que por una u otra causa o razón no tengan su cédula de identidad ciudadana.