•  |
  •  |
  • END

El Movimiento Renovador Sandinista, MRS, del departamento de Carazo, planteó cuatro fuerzas de poder que influirán en los resultados de las elecciones generales del próximo seis de noviembre. Por un lado el Frente Sandinista y sus aliados, la Unión Nacional por la Esperanza, UNE, el Partido Conservador, la Alianza Liberal Nicaragüense, el PLC y sectores independientes y, finalmente la comunidad internacional.

La primera fuerza será el Frente Sandinista de Liberación Nacional que según ellos, impondrá al presidente Daniel Ortega a la reelección, aún con la prohibición constitucional. Junto al FSLN, estará la Convergencia Nacional, un amplio sector de la Policía Nacional y uno minoritario del Ejército.

Ganar o hacer fraude
Según ellos, el orteguismo se debate entre ganar las elecciones limpiamente o por el fraude electoral. El primer paso lo pretende conseguir con una ciudadanía cansada de las diferencias entre la oposición y la creencia generalizada de la victoria del oficialismo. Y por otro lado, atraer a los sectores independientes con una bonanza económica transitoria, con la construcción de carreteras y empleos no productivos en el Estado.

La oposición real, según ellos, al presidente Ortega la ejercerá UNE, encabezada por el empresario radial, Fabio Gadea Mantilla. Esta está integrada por votantes duros antiorteguistas y junto a ellos, la iglesia Católica y la mayoría de su jerarquía.

Los indecisos
“De la capacidad de atraer a otros sectores políticos no orteguistas y del atractivo que pueda despertar en una campaña electoral bien hilvanada y coordinada, dependerá la posibilidad de convencer al sector independiente, mayoritario en todas las encuestas y a la postre decisivo para un eventual triunfo electoral”, señala el editorial.

Luego en una tercera fuerza estarán los sectores indecisos, según el documento. Entre ellos ubican a los independientes, al PC, al PLC y a la ALN. Según ellos la única forma de que las tres fuerzas políticas sobrevivan es que formen alianza con UNE.

Y finalmente estará el contexto internacional, la nueva correlación de fuerzas en Estados Unidos con el dominio republicano en el Congreso y más radical en contra del FSLN. Luego los cambios que pudieran ocurrir en Venezuela y la ayuda de los países europeos hacia Nicaragua en condiciones de ilegitimidad.