•  |
  •  |
  • END

A ocho meses de las elecciones municipales, en Carazo la población aún no tiene la oportunidad de escoger a sus favoritos para candidatos a alcaldes y vicealcaldes. Sin embargo, dirigentes departamentales de cada partido aseguran contar con las fortalezas suficientes para competir y ganar las ocho alcaldías del departamento.

No obstante, la población tiene muchas interrogantes para poder tomar una decisión. ¿Querrá la ciudadanía votar de nuevo por el FSLN con todas las críticas que le atribuyen, acertadamente o no? ¿Darán las personas su voto por una alianza entre dos partidos que después de saborear la derrota buscan cómo unirse, pero que su líder honorario sigue siendo el ex presidente y reo Arnoldo Alemán, condenado a veinte años de prisión por lavado de dinero? ¿Podrán los votantes confiar en el candidato de un partido que los hizo creer
en una persona a la cual dieron su voto, pero que no ha sido consecuente con sus compromisos con el partido con su labor en la Asamblea Nacional?
“No”

Ésa es la respuesta de los dirigentes departamentales de las fuerzas políticas al cuestionarlos sobre la influencia negativa que pueden tener en la ciudadanía los problemas políticos en los que se han visto envueltos.

El caso más evidente es el de la alianza entre los liberales, pues la mala imagen que generaba Arnoldo Alemán a los simpatizantes del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y que producía una renuencia a apoyar a este último, ahora empapa la unión de los liberales, quienes firmaron acuerdos de coalición política para correr en una misma casilla en las municipales con el objetivo de hacer oposición al gobierno, según han afirmado sus dirigentes en distintas ocasiones.

Sin embargo, Julio Hernández Mendieta, del PLC, aclaró que esa unión es netamente institucional. “Nos aliamos con un partido, no con una persona, y no se dio por una persona, sino por la demanda de la población. Arnoldo Alemán no es tema de discusión en nuestras reuniones”, agregó López Núñez al respecto.

El otro caso corresponde al Movimiento Renovador Sandinista, MRS, aunque más que general, es un problema departamental, ya que el diputado electo Juan Ramón Jiménez fue propuesto y escogido tercer vicepresidente de la Asamblea Nacional a petición de diputados sandinistas, y por ende ahora su trabajo legislativo responde a los intereses de éstos.

No obstante, su presidente departamental, Pedro Pablo Mojica, asegura que “la gente separa la acción política de Jiménez de la acción política del MRS”. “La bancada del MRS ha dejado ver cuáles son nuestras verdaderas prioridades, y este malentendido no nos quitará votos”, complementó Mojica.

Ahora bien, aunque al Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, se le atribuyen también problemas políticos, es el económico el que ha hecho eco en la población debido a su constancia y negativa incidencia en éste. La canasta básica ha duplicado su precio de hace un año, por lo que la vida se encarece para los nicaragüenses, y de ello culpan al presidente Daniel Ortega, de acuerdo al diario sentir del pueblo.

Sin embargo, su representante, Mario Mendieta, explicó que la gestión de Ortega para la economía del país ha sido la adecuada. “La relación con los países donantes está bien y la inversión no se ha ido. Lo que pasa es que la empresa privada y los inversionistas internos no quieren poner plata porque les cae mal Daniel Ortega, es puro capricho”, manifestó Mendieta.

Y agregó: “Ortega no ahuyenta la inversión, lo hacen los medios de comunicación de derecha con sus titulares amarillistas, porque tienen intereses políticos.”

¿A qué apuestan?
Las esperanzas tanto del FSLN y ALN-PLC son ambiciosas. Según sus dirigentes departamentales no apuestan a ganar dos o tres alcaldías, sino a triunfar en los ocho municipios de Carazo.

“Queremos mantener las siete alcaldías que ya tenemos y ganar la del municipio de La Conquista, que es la única liberal en Carazo”, expresó Mendieta, del FSLN.

La excepción es el MRS, el cual, según Mojica, tiene la capacidad de participar en todo el departamento, pero de ganar sólo cuatro alcaldías.

Sin embargo, cada uno de los representantes de partido reconoció que cuentan con retos para alcanzar ese propósito. Para Julio Hernández Mendieta el mayor reto es fortalecer la unidad con la ALN. No obstante, Mario Mendieta dice que para ellos, más que un reto, es un obstáculo la constante crítica “malintencionada” de medios de comunicación que según él, genera una mala opinión en la población y que responde a intereses políticos de éstos.

Por otra parte, Pedro Pablo Mojica, del MRS, y Jassel López Núñez, de la ALN, consideran un reto la fortaleza económica del FSLN, pues aseguran que según estudios políticos, éste último cuenta con 300 millones de dólares provenientes del petróleo venezolano, los cuales no están incluidos en el Presupuesto Nacional de la República y que tiene libre para hacer campaña. Así mismo coinciden en reconocer la “capacidad organizativa y el voto disciplinado” del FSLN; por su parte, López Núñez alega el control institucional del presidente Daniel Ortega.

Paradójicamente, para Mojica y Mendieta la alianza ALN-PLC no representa una amenaza, ya que por un lado, para Mojica esa unión representa un peligro porque el PLC no ha roto el pacto con el FSLN, y por otra parte, Mendieta dice que “en las municipales de 2004 fueron unidos” y aun así el Frente ganó siete de las ocho alcaldías.

Con todas las de ganar
Aunque los representantes de los partidos reconocen retos para esta campaña electoral, también creen que cuentan con fortalezas para competir y ganar las alcaldías de Carazo.

Todos alegan una buena organización de sus estructuras en todos los municipios, pero cada uno identifica sus fuertes de campaña.

Para Julio Hernández la mayor fortaleza del PLC es el trabajo con mística, pues asegura que eso significa que los afiliados y simpatizantes colaborarán con verdadera convicción en la campaña. Y asimismo, mencionó que el hecho de tener elecciones primarias para elegir a sus candidatos brinda más confianza en la población.

En el caso de la ALN, López Núñez destacó que el hecho de no tener concejales en las alcaldías los hace tener una imagen limpia, pues afirma que “no hay malas acciones que nos puedan atribuir.” Asimismo, subrayó que la parte de su partido cuenta con un núcleo organizativo joven, profesional y con experiencia electoral.

Mario Mendieta recalcó que la fortaleza del FSLN para esta campaña es únicamente el buen trabajo que han realizado las alcaldías sandinistas por el bienestar del pueblo, sin embargo, éstas han sido muy criticadas por la misma ciudadanía.

Para Pedro Pablo Mojica las fortalezas del MRS radican en su mantenimiento como fuerza antipacto, el interés por el cambio de sus trabajadores, la calidad de sus candidatos y la influencia positiva que ha tenido la bancada con su trabajo en la Asamblea Nacional.

Con elecciones primarias
Según informó cada dirigente de partido, realizará elecciones primarias para escoger a sus candidatos a alcaldes y vicealcaldes. El FSLN y el MRS lo harán a través de asambleas con los afiliados, y la alianza ALN-PLC por medio de un consenso entre las estructuras de los partidos, y en un dado caso que no haya, se irá a elecciones a padrón abierto.

Pero ¿cómo escogerán a nivel de estructuras de partido sus candidatos, teniendo cada parte a sus favoritos?

Acuerdos ALN-PLC para escoger a sus candidatos
Nueve directivos de cada partido entrarán en discusión para escoger entre dos personas --una de la ALN y otra del PLC-- ya predeterminadas por sus respectivas partes para decidir quién será candidato a alcalde y quién a vicealcalde, habiendo consenso con 14 votos. De no haber consenso, la otra opción será abrir centros de votación alternos a los 350 de todo el departamento para elegir a padrón abierto, y quien gane será candidato a alcalde, el que pierda, candidato a vicealcalde.

Si embargo, Hernández y López aseguran que lo mejor es que haya consenso antes de ir a elecciones a padrón abierto, pues eso generaría desgaste económico para los partidos y podría despertar sospechas de fraude entre las estructuras y los simpatizantes.

La última palabra
Habrá que esperar noviembre y saber los resultados electorales para conocer qué respuesta les dio la población a sus interrogantes, pues la última palabra la tiene el pueblo.

(*) Estudiante de Comunicación Social, UCA