•  |
  •  |

Alemania, Holanda, Francia… ¿Qué otros países se pueden pronunciar a favor de las observación nacional e internacional en las elecciones nacionales de este año? Para el analista político Óscar René Vargas esas tres naciones sólo son las primeras piezas de una maquinaria internacional que comenzará a presionar por unos comicios transparentes.


Hasta hace algunas semanas, los representantes de países europeos con sede en Nicaragua eran muy escuetos al opinar sobre la falta de observación en las elecciones que se avecinan, a veces hasta evadían las preguntas, sin embargo, las declaraciones del gobierno del presidente Daniel Ortega sobre que no habrá observación, sino acompañamiento, venían siendo cada vez más claras y categóricas, por lo que casi cerrando enero, la bomba explotó.

Alemania rompió el silencio
El primer país en romper el silencio fue Alemania. A través de un comunicado de su Ministerio de Asuntos Exteriores, señaló la “gran importancia” de que estas elecciones se celebren de manera “libre” y “limpia”, a la vez que se propuso para encabezar “una misión de observación electoral de la Unión Europea, de entre cuatro y seis meses de duración, sin restricciones ni condiciones en Nicaragua”.


Al día siguiente, el encargado de negocios de la Embajada de Holanda en Managua, Hans Wessels, se sumó al clamor de Alemania, y tres días después el embajador de Francia en Nicaragua, Thierry Frayssé, se pronunció a favor de la observación electoral y de que ésta sea desde varios meses antes de las votaciones.

Fichas comienzan a moverse
Las peticiones de observación parecen venir en avalancha. Por eso, Vargas dice que no le extrañaría que Estados Unidos saque un comunicado en los próximos días apoyando la declaración de Alemania.


“Se comienzan a mover las fichas, porque en el juego de ajedrez los peones son los que se están moviendo, todavía no se están moviendo los alfiles, las torres, las reinas ni los caballos”, dijo.


Tomando en cuenta eso, este analista político advirtió que “el no permitir (la observación) implica enormes riesgos de un aislamiento de Nicaragua”, que él llama “la zimbabwización de Nicaragua”, por Zimbabwe, lo cual consistiría en que todos los organismos multilaterales y bilaterales corten la ayuda.


“Ese es el riesgo que hay después de leer el comunicado de Alemania, las declaraciones que hizo la gente de la Unión Europea, que siempre están esperando que haya una observación de seis meses”, expresó.

¿Es casual lo del FMI?
Vargas destacó que estos países tienen gran influencia en organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, FMI, y el Banco Mundial, por lo cual no ve como una casualidad que este último haya anunciado que en abril hará una revisión de su cooperación con Nicaragua.


“Están esperando (los organismos), no es casual que el Banco Mundial dijo “vamos a estudiar la cosa en abril”, cuando ya estén los candidatos nombrados, entonces, si Ortega a pesar de todo es candidato, ¿cuál va a ser la reacción de estos organismos multilaterales, donde los Estados Unidos y los europeos tienen la mayor influencia? ¿Y si cortan la ayuda? ¿Si el FM dice “vamos a suspender la cuestión” porque dice “no nos da signos de gobernabilidad”?”, reflexionó.


El año pasado, algunos embajadores opinaron a favor de la observación electoral, entre ellos Robert Callahan, de Estados Unidos, y Tom Tyrihjell, de Noruega.