•  |
  •  |

Luego de casi alcanzar un punto de ebullición, las negociaciones entre la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y la Unidad Nicaragüense por la Esperanza, UNE, se enfriaron rápidamente.


El pasado 30 de enero, las dirigentes de ambas fuerzas políticas anunciaron con mucha confianza que la alianza era casi un hecho y que el jueves próximo sólo iban a pulir algunos puntos pendientes.


Sin embargo, el diputado ALN, Enrique Quiñónez, acusó ayer a los miembros del Consejo Político de la UNE de poner trabas con sus criterios ideológicos y hasta de estar más interesados en las candidaturas a diputados que podrían obtener.


Los señalamientos
Según Quiñónez, el hecho que varias fuerzas políticas conformen la UNE provoca que sus miembros no se decidan por aliarse con ALN. “El MRS (Movimiento Renovador Sandinista) se siente más cómodo con el PAC (Partido Acción Ciudadana), la gente de Eduardo (Montealegre) se siente más cómoda con el PLI (Partido Liberal Independiente) y otros con APRE”, dijo.   


Por otro lado, señaló que “muchos están más preocupados por si quedan o no con diputaciones” y en este sentido aseguró que las facciones del PLI quieren 5 diputaciones cada una, el MRS 5 ó 6, los conservadores 3, más los de la Bancada Democrática Nicaragüense que quieren reelegirse.


Además, expresó que no pueden ceder su representación legal “porque estará al vaivén de gente que no sabe lo que quiere”. El diputado Maximino Rodríguez—miembro del Consejo Político de la UNE—dijo que los tres puntos que han llevado a la mesa de negociación son: la integración de ALN a la UNE, la casilla y la representación legal, y que la UNE ya aceptó los dos primeros, por lo que esperan que les sea cedida la representación legal del partido.


Mientras tanto, el diputado del MRS, Enrique Sáenz, negó que haya hablado de diputaciones, pues refiere que por el momento las negociaciones se fundamentan “en consolidar la unidad de las fuerzas políticas que están en contra del modelo orteguista”.