•  |
  •  |

El proyecto de la Ley Orgánica de la Dirección General de Bomberos, DGB, está generando posiciones encontradas entre las distintas organizaciones de este gremio en el país, pues mientras una parte afirma que busca fortalecer el trabajo “bomberil”, otra señala que trata de subordinar a los bomberos independientes al Estado.


Los representantes de las diferentes agrupaciones de bomberos fueron consultados ayer por la Comisión de Gobernación de la Asamblea Nacional, donde el presidente de la Federación de Cuerpo de Bomberos de Nicaragua, comandante Enrique Chavarría, aprovechó para denunciar que dicho proyecto de ley afecta los intereses y las funciones de los bomberos independientes.


“La ley afecta intereses de la Federación y del Cuerpo de Bomberos porque (en ella) la Dirección (General de Bomberos) se atribuye todas las funciones propias de los bomberos, entonces se excluyen las funciones del resto de organizaciones y se violentan garantías constitucionales porque somos un organismo independiente que la misma Asamblea reconoce y estamos inscritos en el Ministerio de Gobernación”, expresó Chavarría.

Una ley para bomberos del Estado

El diputado Carlos Gadea—miembro de la Comisión de Gobernación—señaló por su parte, que no está de acuerdo con que una ley de bomberos del Estado incluya a grupos de bomberos que funcionan como organizaciones no gubernamentales, como lo son la Federación de Cuerpo de Bomberos, el Benemérito Cuerpo de Bomberos y la Asociación de Bomberos.


“Esta ley debe ser una ley orgánica de los bomberos del Estado, (pero) lo que se está haciendo es acaparando toda la actividad “bomberil”. El servicio voluntario de los ciudadanos quedaría sujeto al poder Ejecutivo porque la DGB es un brazo del poder Ejecutivo”, indicó.


Gadea afirmó que incluso hay un artículo del proyecto que establece que “en cualquier momento el poder Ejecutivo puede utilizarlos para la seguridad ciudadana y para reestablecer el orden público”, lo cual calificó de “totalmente absurdo”.

Consensuar
El diputado aseguró que propondrá que la ley sea sólo para la Dirección General de Bomberos, mientras que su homólogo sandinista, Filiberto Rodríguez, dijo que tratará que la misma sea consensuada entre las partes.


Sin embargo, el titular de la DGB, Miguel Ángel Alemán, expresó que “hay un mal entendido” porque el reclamo de sus colegas es sobre algo que estaba establecido en una propuesta de ley hecha en 1996, pero que la que están discutiendo actualmente es una de 2008 que ya fue “modernizada”.


Alemán justificó que la ley busca armonizar el trabajo de todas las agrupaciones de bomberos. La DGB tiene presencia en 28 municipios del país, mientras que la Federación de Cuerpo de Bomberos de Nicaragua --una de las independientes-- está en 14.